diariodominicano.com

RÍO DE JANEIRO, 28 may (Xinhua) -- Una tragedia familiar inspiró a un hombre a desarrollar una nueva tecnología basada en inteligencia artificial que está ayudando a salvar cientos de vidas en Brasil durante la pandemia ocasionada por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

Se trata del robot Laura, una plataforma de inteligencia artificial que reúne datos de los pacientes y avisa al equipo médico cuando alguno de ellos empeora, gracias a un complejo sistema para analizar datos médicos.

La creación del robot vino tras una tragedia familiar en mayo de 2010, cuando Jacsson Fressato sufrió el fallecimiento de Laura, su hija recién nacida con apenas 18 días, víctima de una sepsis.

"Vi que algunos de los problemas que causan la enfermedad pueden evitarse si son detectados antes, por lo que decidí crear una plataforma para evitar que más personas mueran como le pasó a mi hija", explicó Fressato a Xinhua.

Fressato vendió todos sus bienes, incluyendo la casa, e invirtió 1,5 millones de reales (unos 300.000 dólares) para crear una plataforma de inteligencia artificial que alertara a los médicos sobre los pacientes con cuadros de infección. Para ello contó con la ayuda del especialista en inteligencia artificial Cristian Rocha, que también quería participar en algún proyecto que fuera en beneficio de la sociedad.

La tecnología la bautizó, como no podría ser de otra forma, con el nombre de su difunta hija, Laura.

El robot, usado en varios hospitales de Brasil, logra analizar más de 90 variables de los pacientes, como informaciones clínicas sobre su frecuencia cardíaca, la respiración, la presión, los exámenes de sangre, e incluso indica en qué parte del hospital está ingresada.

Tras ello, el robot de aprendizaje automático elabora un índice de riesgo de deterioración clínica para cada persona, con un sistema predictivo que verifica si el cuadro de datos se parece al de otras personas que murieron. Los casos más graves son priorizados por los doctores.

"Laura hace un análisis de cada paciente cada tres segundos. Si detecta algún problema, manda un aviso a los enfermeros, indicando la posible causa, lo que ayuda al cuadro médico a actuar rápidamente y salvar vidas", afirmó.

Desde este mes de mayo, el robot pasó a ser utilizado en la lucha contra el COVID-19 en el Hospital de las Fuerzas Armadas de Brasilia, tras un acuerdo con el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Laura atiende a los pacientes desde una plataforma online, incluso antes de llegar al hospital, y logra hacer una selección, evitando así visitas innecesarias al hospital y con ello aglomeraciones.

"Los pacientes responden online unas preguntas y el robot identifica cuál es el riesgo de que la personas tenga el virus. Quien presenta todos los cuadros para tenerlo, es enviado directamente al hospital. El resto, o quedan descartados o se sugiere que siga acompañando su evolución durante unos días", explicó.

El trabajo de Fressato fue reconocido por especialistas de todo el mundo y se calcula que salva una media de 12 pacientes diarios en Brasil.

Según él, "en mayo de 2018 la mortalidad por infecciones hospitalarias bajó un 25 por ciento en Brasil y el tiempo de internación un 10 por ciento en los hospitales que usaban la Laura".

"Laura sigue presente en nuestras vidas. Sólo cambió su aspecto, ahora es un robot artificial, pero el resto sigue igual para nosotros", concluyó Fressato.