diariodominicano.com

TOKIO, 19 feb (Xinhua) -- Los pasajeros del crucero Diamond Princess afectado por el nuevo coronavirus (COVID-19) y que ha permanecido atracado en Yokohama, cerca de Tokio, comenzaron hoy el desembarco al concluir un período de dos semanas de cuarentena.

Se espera que el proceso de desembarco tarde tres días, dijo el gobierno. El primer grupo al que se le permitió bajar del barco en cuarentena está integrado por 500 pasajeros principalmente ancianos que dieron negativo en la prueba del virus.

El Ministerio de Salud indicó que quienes empezaron el desembarco completaron su ronda final de revisiones con especialistas de la salud.

El Ministerio de Salud dijo hoy antes del desembarco, que había alrededor de 3.000 personas a bordo y que se recolectaron muestras de pruebas de todos los pasajeros a bordo del barco, y que a quienes se les detectó contagio del virus fueron transportados a instalaciones médicas.

En medio de precauciones por parte de los funcionarios de salud, las personas que tuvieron contacto cercano con los pasajeros infectados en el barco deberán permanecer a bordo para ser monitorizadas, independientemente de si su prueba dio positivo o no al virus, explicaron los funcionarios.

Respecto al personal y tripulación del barco, el Ministerio de Salud dijo que el operador del barco decidirá cuándo los no contagiados con el virus podrán salir del barco.

Quienes desembarcaron hoy fueron transportados en unos 10 autobuses a la estación Yokohama y a otras estaciones cercanas para que puedan regresar a sus casas.

El ministro de Salud de Japón, Katsunobu Kato, dijo en una reunión del comité parlamentario que quienes desembarquen ya no requieren estar aislados y que no hay preocupaciones de que utilicen el transporte público para volver a sus casas después de dejar el barco.

Funcionarios del Ministerio de Salud señalaron que quienes desembarcaron del crucero y residen en Japón pueden regresar libremente a sus casas, sin embargo, serán contactados durante varios días por teléfono para revisar su salud.

Mientras tanto, el gobierno japonés ha defendido su decisión de la cuarentena del barco, diciendo que la medida fue apropiada y apoyada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El crucero, que inicialmente transportaba alrededor de 3.700 pasajeros y tripulantes de más de 50 países y regiones, fue puesto en cuarentena en el puerto de Yokohama al sur de Tokio desde el 5 de febrero, después de que un pasajero que desembarcó en Hong Kong el 25 de enero resultó positivo al virus.

Todos los pasajeros que dieron negativo en la prueba del virus tendrán permitido desembarcar del crucero para el viernes, han señalado funcionarios del gobierno. Fin