diariodominicano.com

TOKIO, 2 dic (Xinhua) -- El gobierno de Japón confirmó hoy un acuerdo alcanzado para la compra de una isla deshabitada en la prefectura suroccidental de Kagoshima para que sea utilizada por aviones del ejército de Estados Unidos para practicar despegues y aterrizajes de aeronaves.

El principal portavoz del gobierno de Japón dijo en una conferencia de prensa sobre el tema que el gobierno planea construir una instalación permanente para que aviones caza de portaaviones estadounidenses practiquen despegues y aterrizajes en la isla Mage.

"Es importante asegurar el sitio para la práctica de aterrizajes en portaaviones desde el punto de vista de la seguridad, así que seguiremos tratando de construir una instalación permanente en una fecha cercana", dijo el secretario en jefe del gabinete japonés, Yoshihide Suga, respecto al acuerdo, alcanzado el viernes.

Bajo el actual plan, el gobierno adquirirá la isla de ocho kilómetros cuadrados en 16.000 millones de yenes (146 millones de dólares) con el objetivo de transferir el sitio de entrenamiento del actual campo en la isla de Iwoto hacia la isla Mage.

Los ejercicios de despegues y aterrizajes del ejército de Estados Unidos fueron transferidos a la isla de Iwato en el Pacífico debido a las quejas de los residentes locales por el ruido cuando las fuerzas de Estados Unidos solían utilizar su base Atsugi cerca de Tokio para los ejercicios.

Se suponía que el uso de Iwato era temporal, sin embargo, se mantuvo desde la transferencia de Atsugi en la década de 1990.

El gobierno señaló anteriormente que, una vez completada la adquisición con la compañía de desarrollo con sede en Tokio, que es propietaria de la mayor parte de la isla Mage, se analizaría el uso de la isla para las operaciones de las Fuerzas de Autodefensa de Japón.

Los ejercicios del avión Osprey de rotor inclinado propenso a accidentes, apostado en la Estación Aérea Futenma de los Cuerpos de la Marina de Estados Unidos en Okinawa, podrían ser transferidos a Mage, sugirió también previamente el gobierno japonés junto con la construcción de una nueva instalación para las Fuerzas de Autodefensa de Japón. Fin