Diariodominicano.com

Quito, 1 dic (Prensa Latina) Varios puntos de Ecuador sirvieron hoy de centro de concentración para responder a la convocatoria de Cacerolazo Latinoamericano, que se llevó a cabo de manera simultánea en varios países.

En esta capital, la acción se llevó a cabo en el céntrico Parque El Arbolito, uno de los principales lugares donde miles de personas realizaron protestas durante 11 días consecutivos en octubre pasado, contra medidas económicas dispuestas por el gobierno y consideradas como un paquetazo neoliberal por diversos sectores de la sociedad.

Decenas de ecuatorianos llegaron hasta la plaza acompañados de sus cacerolas, banderas de la whipala (símbolo de los pueblos indígenas y originarios) y el estandarte nacional, para unirse al reclamo mundial por el respeto a la vida y contra la injusticia y la violencia.

Consignas contra el neoliberalismo, el imperialismo, por frenar el desempleo y la pobreza, así como a favor de la inclusión y de gobiernos que representen a los más pobres, dominaron la tarde-noche.

La ciudad portuaria de Guayaquil, también fue centro del sonido de cazuelas, desde la Plaza San Francisco.

En ese punto, las demandas se centraron en poner fin a los ajustes neoliberales alineados a las recetas del Fondo Monetario Internacional, que, a juicio de muchos, son un golpe directo a las condiciones de vida de campesinos y trabajadores.

Cuenca fue otra de las urbes donde resonaron las cacerolas, en las calles que rodean el Parque Calderón.

Desde esos lugares, hubo expresiones de solidaridad por los líderes sociales asesinados en Colombia, en Chile y en respaldo a la movilización social en Bolivia y Haití.

Brasil, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay, Nicaragua y México, fueron algunas de las naciones de la región sumadas a la iniciativa, que también se replicó en territorios de otros continentes como Europa, donde existen comunidades de estados latinoamericanos, entre ellos Francia, y en ciudades de Australia.

El Cacerolazo desapareció por un buen rato las fronteras, para crear una sola nación, en demanda de políticas para el progreso y la vida digna del pueblo latinoamericano.

ale/scm