diariodominicano.com

LONDRES, 18 nov (Xinhua) -- El embajador de China en Reino Unido, Liu Xiaoming, aseguró este lunes que el Gobierno chino mantiene con firmeza su rechazo a cualquier interferencia de las fuerzas externas en los asuntos de Hong Kong, e instó a esas fuerzas a dejar de interferir de inmediato en los asuntos de Hong Kong y los asuntos internos de China.

Durante una rueda de prensa celebrada en la embajada china en Londres, Liu señaló que el presidente chino, Xi Jinping, expresó claramente la solemne postura del Gobierno chino acerca de la situación en Hong Kong durante la XI cumbre del BRICS en Brasil.

La máxima prioridad de Hong Kong es poner fin a la violencia y restablecer el orden, y el Gobierno chino seguirá apoyando firmemente al Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK) bajo la dirección de la jefa ejecutiva, Carrie Lam, a la Policía de Hong Kong en la aplicación estricta y rigurosa de la ley, y a las instituciones judiciales de Hong Kong a la hora de llevar a los infractores violentos a la justicia en conformidad con la ley, aseveró Liu.

El embajador explicó que la situación actual en Hong Kong demuestra que la naturaleza de la cuestión se resume en que los infractores extremamente violentos han alterado la ley y el orden en Hong Kong, intentando desestabilizar Hong Kong y socavando la práctica de la práctica de "un país, dos sistemas".

Sus actividades son extremas, violentas e ilegales, enfatizó Liu.

El embajador chino expuso que las fuerzas externas que han consentido y alentado la violencia en Hong Kong no pueden eludir la responsabilidad por la reciente escalada de la violencia en la región, agregando que algunos países de Occidente han apoyado públicamente los infractores extremamente violentos.

"Queremos decir solemnemente a esas fuerzas externas que el Gobierno chino mantiene con firmeza su resolución de oponerse a cualquier interferencia externa en los asuntos de Hong Kong. Exigimos a esas fuerzas que se abstengan de inmediato de interferir en los asuntos de Hong Kong y en los asuntos internos de China, y que dejen de tolerar las infracciones violentas de inmediato. De lo contrario, levantarán la piedra para dejarla caer en sus propios pies", anotó Liu.

Un Hong Kong próspero y estable bajo "un país, dos sistemas" corresponde a los intereses tanto de China como del resto del mundo, incluyendo a Reino Unido, indicó el embajador.

Anotó que hay 300.000 ciudadanos y más de 700 empresas del Reino Unido en Hong Kong, y que el continuo caos en Hong Kong no traerá nada más que daños al Reino Unido también.

Liu urgió a la parte británica para apoyar al Gobierno de la RAEHK en sus esfuerzos por poner fin a la violencia, restaurar el orden y defender el estado de derecho, resistir y oponerse a cualquier declaración o medida que interfiera en los asuntos de Hong Kong, y hacer más esfuerzos por la prosperidad y estabilidad de Hong Kong, poniendo fin al caos lo antes posible. Fin