Washington, 16 ago (Prensa Latina) La congresista estadounidense Rashida Tlaib rechazó hoy utilizar una visa humanitaria concedida por Israel para visitar a su abuela nonagenaria en el territorio palestino ocupado de Cisjordania.

El permiso fue emitido por Israel después que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, decidió prohibir el acceso a su territorio a Tlaib y la también representante demócrata Ilhan Omar, quienes con frecuencia han condenado las políticas del gobierno de ese país y las violaciones contra los palestinos.

Tal determinación de Netanyahu se dio a conocer poco después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, quien ha hecho de esas legisladoras progresistas un blanco habitual de sus ataques, llamó en la red social Twitter a negarles la entrada a las dos mujeres.

Omar y Tlaib tenían previsto viajar a la nación judía y a territorios palestinos el domingo próximo.

'He decidido que visitar a mi abuela bajo estas condiciones opresivas está en contra de todo lo que creo en la lucha contra el racismo, la opresión y la injusticia', tuiteó Tlaib, la primera congresista norteamericana de origen palestino.

Cuando gané, sostuvo, le di al pueblo palestino esperanza de que alguien, finalmente, iba a decir la verdad sobre las condiciones inhumanas.

No puedo permitir que el Estado de Israel apague esta luz humillándome a mí y utilizando el amor por mi abuela para doblarme con sus políticas opresivas y racistas, recalcó la legisladora.

Expuso que silenciarla y tratarla como una criminal no es lo que su abuela quiere para ella.

Como parte de la visita, bajo el auspicio de una organización sin fines de lucro dirigida por palestinos, Omar y Tlaib debían realizar paradas en Israel y Cisjordania.

Los planes incluían pasar por las ciudades de Belén, Hebrón, Ramallah y Jerusalén, y unirse a los miembros de la Autoridad Palestina en el Monte del Templo (llamado Haram al-Sharif por los musulmanes), un importante lugar sagrado para judíos, cristianos y musulmanes.

Para justificar la decisión de no permitirles la entrada, autoridades de Israel usaron como argumento el apoyo de las legisladoras estadounidenses, las dos primeras musulmanas, a un boicot contra esa nación.

La campaña global, conocida formalmente como el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones, pretende terminar al apoyo internacional a Israel por sus políticas hacia los palestinos y la construcción continua de asentamientos en Cisjordania, considerada una violación del derecho internacional.

Trump recibió muchas críticas y fue acusado de racista el mes pasado por sus arremetidas contra Omar y Tlaib, y otras dos congresistas de ascendencia extranjera, Alexandria Ocasio-Cortez y Ayanna Pressley, a quienes expresó que regresaran a los lugares 'rotos e infestados de delitos de los que provienen'.

mv/dsa