BEIJING, 14 ago (Xinhua) -- Responsables gubernamentales y expertos extranjeros condenaron en los últimos días los actos de violencia perpetrados por manifestantes radicales en Hong Kong.

Al tiempo que enfatizaron la importancia del modelo "un país, dos sistemas" para el desarrollo de Hong Kong, trasladaron también su apoyo a las acciones legítimas adoptadas por el Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong y de la Policía de Hong Kong para restablecer el orden.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Pakistán, Mohammad Faisal, afirmó que su país entiende las acciones emprendidas por el Gobierno central chino y el Gobierno de Hong Kong para defender la soberanía nacional y mantener la prosperidad y estabilidad en la región.

Los asuntos de Hong Kong son en su totalidad asuntos internos de China, dijo y añadió que todos los países deberían respetar las normas básicas y el derecho internacional a fin de evitar injerencias.

Entre tanto, el ministro de Interior y Justicia de Singapur, Kasiviswanathan Shanmugam, apuntó en una entrevista con los medios locales que ha habido una ruptura de la ley y el orden que cualquier Gobierno tendría que abordar.

Helen Sham-Ho, exvicepresidenta del Consejo Legislativo de Nueva Gales del Sur, en Australia, afirmó que Hong Kong tiene el favor de turistas e inversores como "Perla de Oriente", pero que el caos actual está perjudicando su prosperidad.

No hay duda de que la prioridad es restaurar el orden y que la Policía tiene derecho a defender la ley y el orden, dijo, al tiempo que resaltó que las fuerzas del orden se han comportado con bastante paciencia.

En referencia a los recientes ataques contra la policía de Hong Kong y el bloqueo del aeropuerto internacional de Hong Kong por parte de algunos manifestantes radicales, Abdulaziz Alshaabani, experto de Arabia Saudí en asuntos chinos, dijo que tales actos radicales socavaron gravemente el estado de derecho, obstaculizaron el desarrollo económico y perjudicaron los intereses de la gente de Hong Kong.

Si la violencia se deteriora aún más, la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong sufrirán un duro golpe, lo que socavará su adecuada imagen y estatus internacional, indicó el experto, y agregó que Hong Kong debería retomar el camino y restaurar la estabilidad social a la mayor brevedad.

El continuo caos en Hong Kong, aparentemente creado por manifestantes antigubernamentales y alentado por la influencia extranjera, debe detenerse rápidamente, dijo a Xinhua Wilson Lee Flores, columnista del periódico The Philippine Star.

Deben tomarse medidas enérgicas ya que el caos no solo es malo para la economía y el turismo de Hong Kong, sino que también es desventajoso para la prosperidad de la región de Asia Oriental, dado que Hong Kong es un importante centro financiero y comercial, precisó.

La deteriorada situación no solo no traerá beneficios a Hong Kong sino que dañará a las regiones circundantes y al mundo en general, advirtió, por su parte, Kim Jin-ho, profesor de política y diplomacia en la Universidad Dankook de Corea del Sur.

"Deberían resolver el problema mediante una comunicación cercana y procedimientos legales, en lugar de utilizar la violencia y medidas ilegales, lo cual es realmente peligroso", señaló Kim. "El diálogo y la comunicación son la forma fundamental de producir resultados beneficiosos para todos", puntualizó.