JERUSALEN, 11 jul (Xinhua) -- Israelíes ultranacionalistas talaron hoy cientos de olivos propiedad de palestinos en Cisjordania, en medio de una serie de supuestos ataques de odio contra palestinos, informaron funcionarios y medios de comunicación israelíes.

Los incidentes ocurrieron en dos lugares distintos, uno en el área de la colinas sureñas de Hebrón, cerca del asentamiento israelí de Susya, y el otro afuera del poblado de Turmus Ayya, al norte de la ciudad de Ramala.

Micky Rosenfeld, un portavoz de la policía israelí, dijo que un número indeterminado de olivos fueron destruidos en las colinas de Hebrón, mientras que otras plantas fueron dañadas.

Residentes palestinos dijeron al periódico Ha'aretz de Israel que cerca de 160 olivos fueron talados en las colinas de Hebrón y que otros 100 fueron cortados cerca de Turmus Ayya. Ambos incidentes ocurrieron durante la noche de miércoles a jueves.

Rosenfeld dijo que la policía ha iniciado una averiguación y que está "investigando el incidente e indagando los antecedentes".

Aún no han sido detenidos sospechosos.

El incidente tuvo lugar un día después de que israelíes de extrema derecha vandalizaran vehículos e hicieran pintas en muros de edificios en la localidad de Deir Qaddis en el centro de Cisjordania.

Los grafitis estaban dirigidos contra Mahmoud Qatusa, un residente palestino de la aldea, quien fue procesado por violar a una niña israelí de siete años de edad en un asentamiento de Cisjordania, pero que luego fue puesto en libertad después de que las autoridades israelíes no pudieran hallar evidencia para apoyar las acusaciones. Su proceso fue cancelado. Qatusa niega cualquier acto delictivo, pero el caso ha provocado alboroto en Israel.

El miércoles, la agencia de noticias palestina WAFA informó que "cientos" de olivos fueron incendiados en la aldea de Burin, norte de Cisjordania. Funcionarios palestinos dijeron a WAFA que el ataque fue realizado por colonos del asentamiento cercano de Yitzhar.

El domingo, residentes palestinos de Awarta, un poblado al sureste de la ciudad de Nablus, denunciaron que autos fueron vandalizados y grafiti de odio en hebreo fue pintado en los muros de su poblado.

Miles de estos ataques de "etiqueta de precio", que son ataques de israelíes de extrema derecha contra palestinos y sus propiedades, incluidas mezquitas, sinagogas y cementerios, han sido llevados a cabo en los últimos años.