Moscú, 18 jun (Prensa Latina) La Duma (cámara baja rusa) aprobó hoy en primera lectura la recomendación presidencial sobre la suspensión del cumplimiento del Tratado de Armas Nucleares de mediano y corto alcance (INF).

De acuerdo con el proyecto de ley, el mandatario del país se le concede el derecho de retomar el cumplimiento del acuerdo, firmado en 1987, en Washington por Estados Unidos y la entonces Unión Soviética. El comité de Relaciones Internacionales de la Duma también aprobó el referido documento legislativo.

Además, el proyecto de ley recibió el respaldo de los comités de Defensa y de Seguridad, indicó la televisión capitalina.

El pasado 30 de mayo, el presidente ruso, Vladimir Putin, presentó el citado proyecto de ley.

El Consejo de la Federación (senado ruso) expresó su disposición a debatir el proyecto de ley tan pronto sea aprobado en la Duma.

Rusia advirtió sobre su posible salida del INF después que Washington amenazó con abandonar el referido arreglo, como mismo lo hizo en 2002 con el Tratado de Defensa Antimisil.

Moscú acusó a Estados Unidos de violar constantemente el INF al desplegar rampas Aeglis para cohetes interceptores que pueden ser fácilmente transformadas en lanzaderas de misiles Tomahawk.

De acuerdo con el tratado de 1987, el Tomahawk de basificación terrestre clasifica entre los cohetes prohibidos por ese documento.

Según lo estipulado en el mencionado arreglo, las partes se comprometen a eliminar todos los misiles, nucleares o convencionales, con un alcance de entre 500 y cinco mil 500 kilómetros con basificación en tierra.

El Kremlin intentó en la pasada década convencer a la Casa Blanca para incluir en el INF a los cohetes del referido rango con basificación marítima y aérea que en ese momento no poseía.

Ahora la Armada rusa cuenta con los misiles alados Calibre de más de dos mil kilómetros, que ya probó con éxito en el conflicto en Siria.

Rusia rechaza, además, las acusaciones de Washington sobre la supuesta posibilidad de que el sistema coheteril Iskander, instalado en Kaliningrado, llegue a un alcance superior a los 500 kilómetros, lo cual violaría el tratado.