Por Néstor Marín

Londres, 12 jun (Prensa Latina) El gobierno británico presentará hoy al Parlamento un ambicioso plan que pretende convertir al Reino Unido en el primer país industrializado con cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050.

Según anunció el Ejecutivo en un comunicado, la propuesta está basada en recomendaciones hechas por el Comité sobre el Cambio Climático, integrado por expertos independientes, e implicará enmendar una legislación vigente sobre el tema que data de 2008.

Ahora es el momento de ir más lejos y más rápido para proteger el medioambiente para nuestros hijos, advirtió la primera ministra en funciones, Theresa May, en un comunicado divulgado este miércoles.

Aunque admitió que se trata de un objetivo ambicioso, la gobernante, quien el viernes pasado renunció al liderazgo del Partido Conservador pero se mantendrá como Primera Ministra hasta la elección de su reemplazo a finales de julio, alertó que quedarse de brazos cruzados no es una opción.

Es crucial alcanzarlo para garantizar que preservaremos nuestro planeta para las generaciones futuras, remarcó May.

La Ley sobre el Cambio Climático aprobada en 2008 fijaba como meta para 2050 una reducción del 80 por ciento en las emisiones de gases causantes del llamado efecto invernadero.

Con la nueva propuesta, cuyo costo monetario aún no se ha anunciado, los británicos tendrán que invertir en cambiar totalmente la matriz energética, introducir el uso masivo de automóviles eléctricos, incorporar nuevos hábitos alimenticios y acostumbrarse a viajar menos en avión.

De acuerdo con el Gobierno, también resulta imperativo que otros países industrializados imiten el ejemplo del Reino Unido, por lo que dentro de cinco años se revisará el impacto de las medidas para garantizar que las compañías británicas no están siendo afectadas por una competencia desleal.

Aunque la mayoría de los parlamentarios y organizaciones empresariales y sociales acogieron con beneplácito el nuevo plan gubernamental para frenar el cambio climático, el grupo ecologista Extinction Rebellion, protagonista de las manifestaciones de abril pasado en Londres, consideró que 30 años es demasiado tiempo.

Hablemos claro, 2050 es una sentencia de muerte: ya hay gente muriendo y esto solo empeorará con fechas tan lejanas. Debemos enfocarnos en enfrentar la amenaza, y el Reino Unido puede hacer cambios transformadores y eliminar las emisiones de carbono en cuestión de años, no décadas, aseveró el grupo ambientalista en su cuenta de Twitter.

tgj/nm