VIENA, 18 may (Xinhua) -- El vicecanciller austriaco y líder del ultranacionalista Partido de la Libertad, Heinz-Christian Strache, dimitió este sábado debido a un escándalo tras la aparición de un video en el que se ve ofreciendo contratos gubernamentales a cambio de apoyo político.

El funcionario presentó su renuncia al canciller Sebastian Kurz, quien la aceptó, dijo Strache en una conferencia de prensa.

El ministro de Transporte, Norbert Hofer, asumirá la dirección del Partido de la Libertad, agregó.

El material filmado en secreto fue revelado por primera vez por los medios de comunicación alemanes Sueddeutsche Zeitung y Der Spiegel el viernes, mostrando a Strache y su antiguo compañero de partido Johann Gudenus hablando con personas que supuestamente representan a un millonario ruso.

En las más de siete horas de imágenes, una mujer que se presentó como la sobrina del multimillonario expresa su deseo de comprar el diario más leído de Austria, Kronen Zeitung, y utilizarlo para brindar apoyo político al Partido de la Libertad de Strache.

Strache, a su vez, declara que muchas posibilidades estarían disponibles si esto ocurriera, como la entrega de contratos de construcción.

La reunión informal tuvo lugar en la isla turística de Ibiza en 2017, poco antes de las elecciones federales de ese año.

A pesar de que Strache y su partido insistieron en que no se intercambiaron fondos y que se expresó claramente que las leyes y regulaciones deberían seguirse, los medios locales informaron sobre rumores de los círculos políticos según los cuales la posición de Strache era insostenible y que su renuncia era inevitable.

Flanqueado por otros ministros del Partido de la Libertad, Strache dijo hoy a los medios de comunicación que fue víctima de una campaña dirigida.

Señaló que la naturaleza secreta de la grabación fue ilegal, y que su conducta fue inducida por el consumo de alcohol.

Además, él jamás ofreció o recibió algo ilegal e indicó que luchará contra las acusaciones a través de todos los medios legales posibles.

Sin embargo, ofreció disculpas por el incidente, incluido al canciller Sebastian Kurz, así como a su esposa Philippa.

El miembro del Parlamento Johann Gudenus, quien también se ve en las imágenes, renunció también a la política.