Por Noemí Galbán

LA HABANA, 18 abr (Xinhua) -- El presidente cubano, Miguel Díaz- Canel, llega mañana viernes al primer aniversario de su mandato luego de atravesar por dificultades internas y externas que han demostrado su liderazgo político.

En diálogo con Xinhua, el politólogo cubano Iroel Sánchez opinó que estos últimos 365 días han sido intensos y han exigido del actual presidente una gran capacidad de dirección para gobernar.

Cualidad que lo ha caracterizado desde su trabajo en las bases del Partido Comunista de Cuba (PCC) y que le mereció la confianza de los máximos líderes de la Revolución, Fidel y Raúl Castro.

Ambos identificaron a Díaz-Canel como el sucesor más competente para encarar el relevo generacional de la histórica dirigencia política del país y para ello contaron con el apoyo mayoritario del pueblo.

Sánchez afirmó que "este primer año ha sido de una rearticulación del consenso político a su alrededor, que es grande porque ha tenido que enfrentar acontecimientos fuertes, desde la lamentable caída de un avión hasta un tornado y lo ha hecho de modo exitoso".

De acuerdo con el periodista cubano, esos hechos han permitido que la autoridad y la imagen del presidente salieran fortalecidas, pues le imprimió una nueva dinámica a la gestión de gobierno.

No sólo renovó parte de su gabinete ministerial, sino también impulsó el contacto directo con el pueblo al recorrer todo el país y llevar consigo a la mayoría de los máximos responsables de los organismos de la administración central del Estado para constatar los problemas existentes en cada provincia y buscar in situ, posibles soluciones.

Ese método de trabajo también contempló una mayor presencia en los medios de comunicación, donde se aprecia casi a diario el quehacer de Díaz-Canel en reuniones, balances, visitas a instalaciones productivas, mientras los ministros comparecen en programas televisivos locales para dar respuesta a inquietudes de la ciudadanía.

El mandatario fue uno de los primeros dirigentes de Cuba en abrir una cuenta en la red social Twitter, ejemplo que estimuló a otros, con el propósito de que los cubanos participen y se informen sobre lo que se hace por el país.

"Ha elaborado un discurso coherente con la tradición revolucionaria, con las necesidades del momento histórico y con las expectativas populares. Tiene una enorme aceptación por su gestión anti-burocrática y muy certera en la detección de las necesidades actuales", dijo Sánchez.

El columnista de medios locales como "Cubadebate" y la "Revista Temas", señaló que en esta nueva dinámica también resalta la velocidad de reacción frente a los sucesos más importantes ocurridos en el país.

"No dar plazos largos para las soluciones, sino acortar esos tiempos en función de la transformación y de la mejora de las condiciones de vida del pueblo", expresó.

"No estar conforme con la primera versión de una respuesta, eso ha sido algo que ha marcado este año y que la gente lo ha percibido con satisfacción", subrayó Sánchez.

El también responsable de la oficina para la Informatización de la Sociedad del Ministerio de Comunicación de Cuba explicó que a pesar de plantearse los mismos objetivos de preservar la soberanía nacional, profundizar la justicia social e incrementar la solidaridad internacionalista, la realidad hoy en día es distinta.

Al complejo panorama económico interno se suman la crisis en Venezuela, el primer socio comercial de Cuba, y la creciente hostilidad del gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump.

Todo esto crea un escenario que plantea colosales desafíos para Díaz-Canel, sobre todo en el terreno económico y la meta de crecer 1,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) este 2019.

Desafíos también debido a la delicada situación financiera externa del país y la agresividad de las medidas de Estados Unidos que obstaculizan los objetivos de atraer mayores volúmenes de capital extranjero hasta superar los 2.000 millones de dólares anuales que precisa la nación para su desarrollo.

"Hay un programa que todavía no se ha puesto en vigor en buena medida porque las condiciones para implementarlo se agravan. Ahora que la estrategia de atraer inversión extranjera venía dando sus frutos, Trump activa el Título III de la Ley Helms-Burton para frenar los primeros éxitos", afirmó Sánchez.

El Título III de la Ley Helms-Burton permite a estadounidenses presentar demandas en cortes de EEUU para reclamar propiedades nacionalizadas en Cuba tras el triunfo de la Revolución en 1959.

No obstante, aseveró el analista, es preciso encontrar caminos para salir adelante y reordenar internamente el país de cara a corregir distorsiones y hacer cada vez más eficiente el rol del Estado.

"El alto consenso político y legitimidad que tiene le van a permitir un margen de iniciativas y creatividad en ese sentido, como es el caso de darle más poder a los municipios y hacer coherente el funcionamiento entre el sector privado y el estatal para tributar al crecimiento económico", consideró.

El 19 de abril de 2018, Miguel Díaz-Canel, un ingeniero eléctrico de 58 años, asumió las riendas del país, respaldado por el 99,83 por ciento de los diputados del Parlamento y se convirtió en el primer presidente nacido luego del triunfo de la Revolución.

Un líder surgido en las bases del PCC que no lleva el apellido Castro y que encarna el relevo generacional en el liderazgo histórico de esta nación del Caribe, empeñada en preservar su camino socialista pero convencida de la imperiosa necesidad de realizar transformaciones económicas profundas. Fin