Puerto Príncipe, 18 abr (Prensa Latina) Tras la ordenanza del presidente Jovenel Moise para combatir la inseguridad en el país, la Policía Nacional de Haití (PNH) desplegará desde hoy a sus oficiales, en similar distribución que en tiempos de carnavales.

'Se movilizarán todas las unidades, se vigilarán todas las carreteras principales, se repararán todos los vehículos en funcionamiento', dijo a la prensa Ronsard St-Cyr, secretario de Estado de Seguridad Pública.

También anunció que se puso a disposición de la PNH nuevos vehículos para que puedan hacer su trabajo, y subrayó que actualmente se encuentran recopilando información para localizar a los bandidos.

Por su parte, el director general de la PNH, Miche Angel Gédéon, reveló que las unidades de élite están alertas y desplegadas en áreas controladas por bandas armadas como La Saline, Le Bicentenaire, Martissant, entre otras.

En los últimos meses se han intensificado os enfrentamientos entre bandas armadas en zonas populares de la capital, lo que interfiere considerablemente las actividades económicas, comerciales y regulares que se realizan en la zona.

Las disputas por el control de los territorios ya dejaron varios fallecidos y numerosos heridos, aunque las autoridades oficiales no han proporcionado información al respecto.

Gédéon prometió que utilizará todos los recursos necesarios para lograr la estabilidad en el país, aunque subrayó que la PNH es solo un eslabón de esa cadena y los demás actores tienen que contribuir también a la paz.

Desde este miércoles, es perceptible un amplio despliegue policial en las principales arterias y cerca de los puntos estratégicos, sin embargo, expertos señalan que no será suficiente.

La inseguridad está creciendo hasta niveles inesperados, advierten las organizaciones de derechos humanos y recuerdan la llamada masacre de La Saline en noviembre pasado, en la cual unas 70 personas murieron y otros cientos resultaron heridas.

Asimismo, alertan que la situación puede empeorar de cara a las próximas elecciones legislativas, previstas para octubre y la salida de las fuerzas de Naciones Unidas programadas para ese mismo mes.