Por Willey Peñuela

CARACAS, 15 abr (Xinhua) -- La reciente gira por América Latina del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, deja ver que la administración del presidente Donald Trump busca "afinar las piezas" de la región para que trabajen en función de su gobierno, afirmó hoy el experto venezolano, Luis Salas Rodríguez.

El analista consideró en entrevista con Xinhua que hay una intervención de Estados Unidos en toda Latinoamérica.

"Prácticamente, lo que está haciendo Estados Unidos es subordinar la democracia latinoamericana y los gobiernos a ser procónsules del gobierno estadounidense", expuso Salas, quien fue además ex ministro de Economía de Venezuela.

Pompeo realizó un viaje por Chile, Paraguay, Perú y Colombia del 12 al 14 de abril, gira que concluyó el domingo en la ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con Venezuela.

Para el analista venezolano, el plan que puede estar ejecutando Estados Unidos en la región pretende "la subordinación de Latinoamérica, tanto política, económica, como monetariamente".

Dijo que además está la situación particular de Venezuela con la pretendida intervención a su país, "a partir del nombramiento de un gobierno de facto, prácticamente un proconsulado en la figura de (Juan) Guaidó o de cualquiera de los liderazgos de la oposición".

Expresó que es notable la intención de la administración estadounidense de lograr "el derrocamiento del gobierno venezolano y el aplastamiento del chavismo como fuerza política".

Salas consideró difícil leer la situación política de Venezuela, sobre todo a partir de la autoproclamación del diputado opositor, Juan Guaidó, como "presidente encargado" del país el 23 de enero pasado.

Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (Congreso, en desacato), fue reconocido de inmediato por el gobierno de Estados Unidos y más de una docena de países de la región.

"La situación ha desmejorado mucho, la situación económica es más complicada que antes. Todo este tema del sabotaje al sistema eléctrico también ha afectado mucho", dijo Salas.

El sociólogo estimó no obstante que la situación actual no es tan grave, "porque no estamos en un escenario de guerra civil o de intervención".

Sostuvo que en Venezuela hay dos sectores muy radicalizados, uno de ellos los más partidarios del gobierno y otro muy radicalizado del lado de la militancia opositora.

El sector más radical de la oposición venezolana no necesariamente es el mayoritario en las filas opositoras, "pero es el que lleva la delantera y el que tiene más cobertura mediática", según consideró el experto.

"Creo que incluso ese sector que apoyó a Guaidó empieza a mostrar cansancio, desencanto, porque al principio se generan unas expectativas muy altas que en la práctica se van diluyendo", señaló.

Mencionó que desde principios de año sectores opositores "dijeron que al gobierno le quedaban horas, días, y entonces fueron pasando semanas y ya han pasado casi 90 días y seguimos en la misma situación".

A juicio del también profesor universitario, el gobierno del presidente Nicolás Maduro se ha fortalecido en lo político-institucional.

"El discurso fascista y las torpezas de la oposición hacen que sectores del chavismo que no necesariamente están contentos con el gobierno o tienen diferencias radicales (...) terminen nucleados en torno al gobierno por un tema de defensa de la soberanía", dijo.

"Finalmente, creo que en medio de los dos, tanto del gobierno como de la oposición, habita un país que mayoritariamente está como a la expectativa", agregó Salas.

En su opinión, existe una mayoría de venezolanos no radicalizados que está expectante de lo que resulte de "la batalla" entre los sectores afines al gobierno y a la oposición.

"Hay por lo menos tres sectores, donde hay dos minorías que se enfrentan, y hay una mayoría que está a la expectativa a ver qué pasa", consideró.

Respecto al impacto de las sanciones económicas contra Venezuela, aseveró que "es muy fuerte porque implica todo un bloqueo comercial, tanto para las exportaciones como para las importaciones".

A su juicio, la política sancionatoria de Estados Unidos "sigue teniendo un fuerte impacto, porque buscan ahogar monetaria y financieramente a Venezuela y aislarla del contexto mundial". Fin