LYON, Francia, 25 mar (Xinhua) -- Luego de recorrer unos 10.000 kilómetros por el continente eurasiático en alrededor de 18 días, un tren de carga que partió de la ciudad de Wuhan, centro de China, llegó una mañana de marzo a una terminal de tren en Venissieux, sur de la ciudad francesa de Lyon, con sus contenedores llenos de ropa deportiva, productos electrónicos y artículos para una exposición cultural.

En el siglo XVI, Lyon era el final en Europa Occidental de la Ruta de la Seda, un camino que conectaba a Oriente con Occidente y facilitaba el intercambio de productos, técnicas innovadoras, doctrinas y culturas.

Hoy, llamado "caravana de camellos de acero", el ferrocarril expreso China-Europa trae nuevas oportunidades a Europa e inyecta nuevo ímpetu al comercio chino-francés, cuyo volumen excedió los 60.000 millones de dólares en 2018.

Marcel Stein, jefe de la compañía alemana DBO Bahnoperator, que opera el tránsito de trenes de carga desde la ciudad alemana de Duisburg a Lyon, cree que el ferrocarril expreso China-Europa ofrece nuevas oportunidades de importaciones y exportaciones para los comerciantes.

"Se requieren alrededor de 15 días para que los trenes de carga vayan de China a Francia, justo entre el tiempo de tránsito de la carga marítima (alrededor de 40 días) y la carga aérea (unos cuantos días), pero el costo es sólo una fracción de la del transporte aéreo y cerca del costo del transporte marítimo", dijo Stein.

"El ferrocarril expreso China-Europa es una opción ideal, por ejemplo, para quienes desean transportar sus mercancías desde Europa a China. En este caso, la ruta ferroviaria que conecta a Lyon con Wuhan no tiene rival en el mercado", añadió.

Cifras oficiales de China muestran claramente el avance del ferrocarril expreso China-Europa desde su lanzamiento en 2011. Como una arteria del comercio internacional, los trenes de carga enlazan a 59 ciudades en China con 50 ciudades en 15 países europeos, con un número acumulado de traslados hasta ahora que supera los 14.000.

En Francia, la primera ruta de carga que enlaza a Lyon y Wuhan fue puesta en operación en abril de 2016. Un año y medio después, una ruta "hecha a la medida" desde Wuhan a Dourges, Francia, fue inaugurada a solicitud de Decathlon, un grupo de distribución francés de tiendas minoristas y deportes.

Brigitte Bernard, una gerente de la terminal en Venissieux, dijo que jamás había visto contenedores de China antes de 2016, pero que ahora los contenedores chinos llegan a esta terminal cada semana. "A pesar de la actual baja proporción de contenedores chinos en nuestra terminal, espero un incremento en el futuro y espero recibir más contenedores provenientes de China", expresó.

Respecto al desarrollo futuro del ferrocarril expreso China-Europa, Alain Labat, vicepresidente del Nuevo Instituto Franco-Chino, dijo que depende esencialmente de dos factores. "Primero, la mejoría necesaria de las capacidades de exportación de Francia para reequilibrar todo su comercio exterior, y segundo, es respecto al crecimiento de las importaciones chinas desde Francia", indicó.

Francia participó en la primera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés) realizada en Shanghai en noviembre pasado, lo que da esperanza de un desarrollo favorable favorable, dijo Labat, quien pidió a quienes toman decisiones franceses tener un mejor entendimiento de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Wang Lijun, presidente de la empresa Wuhan Asia-Europe Logistics (WAE), operadora de la ruta Wuhan-Lyon, dijo que dos trenes de carga viajan a Lyon cada semana, en el que las cargas se distribuyen y entregan a París, Burdeos y Dourges.

Atraídas por el vigoroso comercio chino-francés y la Iniciativa de la Franja y la Ruta, cada vez más compañías francesas grandes, como Peugeot, Citroen y Decathlon, así como algunas empresas pequeñas y medianas, están mostrando interés en el servicio, que reduce el tiempo de tránsito y ahorra dinero. Asimismo, las categorías de la carga se han diversificado y van desde piezas de repuesto de autos y aeronaútica, hasta productos médicos y vinos franceses, añadió Wang.

Gracias a la modernización del equipo en los trenes, el ferrocarril expreso China-Europa podrá satisfacer demandas más diversificadas de los clientes, como el transporte refrigerado de productos agroalimentarios, dijo Wang.

WAE está negociando actualmente con los productores de vino de Burdeos para introducir el famoso vino de esta región a una plataforma de comercio electrónico en China, donde los consumidores chinos pueden colocar sus pedidos y esperar que sus vinos sean transportados a China en trenes, dijo Wang.

"Los productores de vino locales están muy interesados en nuestro proyecto. Una vez que el servicio sea inaugurado, la Ruta de la Seda se convertirá en la Ruta del Vino", añadió Wang. Fin