RIO DE JANEIRO, 25 mar (Xinhua) -- El ex presidente de Brasil Michel Temer (2016-2018) salió hoy de la Superintendencia de la Policía Federal de Río de Janeiro, donde estaba preso desde el jueves pasado, después de que la corte de apelaciones aceptó este lunes un hábeas corpus de su defensa para que recuperara la libertad.

Temer abandonó las instalaciones de la Policía Federal (PF), en el centro de Río de Janeiro, en un carro particular escoltado por un vehículo y motos de la PF, según se pudo comprobar en las imágenes de televisión.

El juez de la segunda instancia Antonio Iván Athié, del Tribunal Regional Federal de la Segunda Región (TRF-2), aceptó el recurso que presentaron las defensas de Temer y de los otro siete acusados que permanecían detenidos desde el jueves pasado por haber cobrado sobornos supuestamente para la construcción de una central nuclear.

El juez había convocado para el próximo miércoles a una sesión para examinar la solicitud de hábeas corpus de Temer y el resto de detenidos, aunque afirmó que leyó todos los documentos al respecto durante este fin de semana y optó por la libertad de los acusados.

"Al examinar el caso, verifiqué que no se justifica esperar otros dos días para la decisión, ahora proferida y aunque provisional, sobre la cuestión de la libertad. Así, los hábeas corpus que fueron incluidos en la pauta de la próxima sesión, quedan retirados", dijo Athié en su decisión.

Este lunes también recuperaron la libertad Wellington Moreira Franco, ex gobernador de Río de Janeiro y ex ministro de la administración Temer, y el coronel Joao Baptista Lima, íntimo amigo de Temer.

Temer fue detenido el 21 de marzo junto a otras nueve personas en la operación "Descontaminación", que investiga las corruptelas en la construcción de la central nuclear Angra 3, en el estado de Río de Janeiro.

Dos de los detenidos fueron puestos en libertad el fin de semana.

El juez Marcelo Bretas, responsable en primera instancia de la operación "Lava Jato" en Río de Janeiro, decretó la prisión de Temer al considerarlo el líder de una organización criminal que había recibido al menos 1.800 millones de reales (unos 460 millones de dólares) en sobornos.

Temer fue detenido en Sao Paulo, donde reside, y trasladado posteriormente a Río de Janeiro, donde permaneció detenido en la Superintendencia de la Policía Federal de Río de Janeiro.

Tras su detención, la defensa presentó una petición de hábeas corpus, alegando que no hay pruebas contra el ex mandatario y que la detención era un "atentado al Estado democrático de Derecho".

La detención de Temer tuvo lugar apenas 80 días después de que dejó la presidencia de Brasil, que ocupó desde mediados de 2016 hasta el 31 de diciembre de 2018.

Temer llegó a la presidencia tras la destitución que sufrió en el Congreso la presidenta electa Dilma Rousseff, acusada de irregularidades fiscales y de quien era el vicepresidente desde el 1 de enero de 2011. Fin