WASHINGTON, 11 feb (Xinhua) -- Las negociaciones bipartidistas de Estados Unidos respecto al financiamiento de un muro fronterizo con México enfrentaron un nuevo obstáculo sólo unos días antes de que venza el plazo el viernes para otro cierre parcial del Gobierno federal estadounidense.

Mick Mulvaney, jefe interino del gabinete de la Casa Blanca, convocó el fin de semana a un grupo bipartidista de legisladores en Camp David, lugar de descanso presidencial en el norte de Maryland, para que los demócratas y republicanos pudieran aprovechar el tiempo para resolver la prolongada divergencia.

"Creo que las conversaciones están estancadas ahora", señaló en el programa "Fox News Sunday", Richard Shelby, principal negociador republicano en el Senado.

El senador por Alabama calculó las posibilidades de alcanzar un acuerdo en "50-50", y advirtió que "el espectro de un cierre siempre está ahí".

Los demócratas señalaron el sábado que desean reducir el número de camas que usa el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas para detener a los inmigrantes de 38.000 a 16.000, de acuerdo con un funcionario de la administración citado por The Hill.

Un asesor demócrata de la cámara dijo al periódico que la propuesta "obligaría a la administración Trump a priorizar el arresto y deportación de delincuentes graves y no de los inmigrantes que sí acatan la ley".

El presidente estadounidense, Donald Trump, acusó el domingo en un tuit a los negociadores demócratas de "comportarse, repentinamente, de forma irracional".

"No sólo no están dispuestos a dar dólares para el muro evidentemente necesario... ¡sino que tampoco desean poner a los asesinos (sic) bajo custodia! ¿Qué está pasando?", escribió.

Mulvaney admitió el domingo que un cierre todavía está sobre la mesa y acusó a los demócratas de no presentar una oferta consistente.

"¿Está descartado por completo un cierre? La respuesta es no", dijo Mulvaney en el programa "Meet the Press", de NBC.

"He escuchado que podría haber un acuerdo con entre 2.100 ó 2.500 millones de dólares para un muro fronterizo, luego escucho que podría haber cero dólares o tan poco como 800 millones de dólares para el muro fronterizo", indicó.

Trump ha solicitado 5.700 millones de dólares para la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México, parte de su plataforma presidencial 2016, que de acuerdo con él es esencial para reforzar la seguridad fronteriza y detener los delitos.

Los demócratas han rechazado la idea de un muro fronterizo por considerarlo caro, ineficaz e "inmoral", y consideran la propuesta de Trump de "teatro político" para avivar a su base, mientras que prefieren el uso de la tecnología, como drones y sensores, en el fortalecimiento de la seguridad fronteriza.

La falta de acuerdo entre la Casa Blanca y los demócratas del Congreso sobre si se financia el muro fronterizo causó un histórico cierre parcial de 35 días del Gobierno de Estados Unidos, que terminó a finales de enero.

Trump acordó financiar al Gobierno por tres semanas para permitir las negociaciones.

El senador Jon Tester, un importante negociador demócrata, insistió en que el estira y afloja es parte del proceso de negociación.

"Las negociaciones rara vez avanzan armónicamente todo el tiempo. Es ceder y recibir. Es un compromiso", declaró el senador de Montana a "Fox News Sunday".

También señaló que "tiene esperanzas" de que los negociadores del comité de 17 miembros lleguen a un acuerdo.

El senador Chris Murphy comentó que sus colegas demócratas no están a favor de otorgar a Trump más de 2.000 millones de dólares para la barrera fronteriza en 2019.

"El problema ahora es que sólo nos quedan alrededor de siete meses del año fiscal. Por eso no creo que el presidente pueda en realidad gastar mucho más de 2.000 millones de dólares", indicó durante su participación en el programa de la CNN "El estado de la Unión".

"Pero por supuesto deseamos un compromiso, por supuesto deseamos destinar más dinero a la seguridad fronteriza. Estaremos interesados en ver de qué se trata el compromiso antes de votar a favor o en contra", añadió el senador de Connecticut.

Mientras tanto, la Casa Blanca está revisando los planes de respaldo para financiar el deseado muro fronterizo de Trump.

Mulvaney declaró que "tomaremos todo el dinero que puedan darnos y encontraremos el dinero en algún otro lugar, legalmente, con el fin de asegurar el muro sur, pero se va a construir con o sin el Congreso", afirmó en "Fox News Sunday."

El jefe interino del gabinete agregó que Trump se reserva el derecho a declarar una emergencia nacional en caso de necesitar recursos adicionales.

Esa declaración permitiría a Trump evadir la aprobación del Congreso y redirigir los fondos asignados por el Congreso para otros propósitos como el muro fronterizo, pero eso generaría un contraataque político y desafíos en la corte, así como riesgos para la unidad del partido Republicano.