Por Javier Ureta

MADRID, 17 ene (Xinhua) -- El exceso de velocidad, el consumo de alcohol y drogas y el uso del teléfono móvil son las principales causas de accidentes viales mortales entre los españoles, informó en entrevista con Xinhua el director del Observatorio de Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico (DGT) de España, Alvaro Gómez.

"Los factores de riesgo están identificados. Las distracciones están detrás del 33 por ciento de accidentes mortales y muchas de ellas están causadas por el teléfono móvil", señaló Gómez.

"También es un problema la velocidad excesiva e inadecuada que está detrás del 29 por ciento de muertes en carretera, y otro causante es el consumo de alcohol, detrás del 26 por ciento de los fallecimientos", precisó.

Según cifras de la DGT, 1.180 personas fallecieron en carreteras españolas en 2018, lo que supuso una reducción del 1,5 por ciento respecto a 2017, números considerados "malos" por las autoridades españolas.

"Es una cifra negativa. Pero si nos fijamos en la evolución por meses, entre septiembre y diciembre (de 2018) hemos reducido un 9,5 por ciento las muertes respecto a 2017. El desafío está en mantener ese descenso de los últimos meses", subrayó.

La caída de las cifras coincidió con la llegada del actual presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y con el consecuente nombramiento de Pere Navarro como director de la DGT, cargo que ya había ocupado entre 2004 y 2012, cuando España registró sus mejores resultados en términos de seguridad vial.

En ese entonces, Navarro desplegó un proyecto de reeducación vial que redujo considerablemente el número de muertes en carretera.

Entre las medidas implementadas por Navarro, destacan la aprobación de la Ley de Seguridad Vial, que endureció penas por delitos de tráfico, y la implantación del carné por puntos, en el que cada conductor tenía 12 puntos que podía ir perdiendo según las faltas cometidas, hasta quedarse sin el permiso definitivamente.

De acuerdo con la DGT, el programa de Navarro bajó, por primera vez en las historia de España, la cifra promedio de 1.500 muertos en las carreteras, hasta llegar a los 1.301 fallecidos en 2012, y redujo en un 50 por ciento los accidentes de tráfico de 2011 en comparación con 2004.

Ahora, la institución busca revertir la tendencia alcista (1.131 muertos en 2015, 1.161 en 2016 y 1.198 en 2018) con nuevas medidas.

"Acabamos de aprobar la reducción del límite de velocidad en carreteras de un solo carril por sentido de 100 kilómetros por hora a 90. Vamos a endurecer los castigos en el carné por puntos y estamos trabajando en una modificación del reglamento de conductores", recalcó Gómez.

El experto añadió que España era uno de los cinco países europeos que tenían un límite de 100 kilómetros por hora en este tipo de vías, y recalcó que no es un problema de infraestructuras.

"Gran parte de las evidencias disponibles demuestran que si uno baja el límite de velocidad, el número de accidentes mortales se reduce. Esperamos reducir significativamente esa cifra de 1.100 fallecidos todos los años", afirmó Gómez.

El uso del teléfono móvil mientras se conduce es otra de las problemáticas que enfrenta la DGT y, de acuerdo con Gómez, para reducir su utilización, la institución apostaría por tocar el bolsillo de los españoles.

"Queremos subir los puntos que se quitan a seis, ya que actualmente el castigo es de tres. Las multas, en estos casos, ascenderían a 600 euros. Queremos introducir clases de conducción segura abiertas a todos los conductores, y que éstas estuvieran dotadas de una bonificación de dos puntos extra", anunció.

Respecto a conducir bajo influencia del alcohol, Gómez remarcó que el porcentaje de fallecimientos causados por este factor es "altísimo" y remarcó en ese sentido que se apostará por la educación vial para concienciar a los ciudadanos, sumada a un extensivo sistema de controles llevados a cabo por las fuerzas de seguridad españolas.

"Es un enorme problema, pero hemos mejorado mucho. Hace unos años, algo más del 5 por ciento daban positivo en alcohol y drogas en los controles de la Guardia Civil; ahora sólo son positivas el 1 por ciento de muestras", afirmó.

El directivo de la DGT afirmó que "existen dificultades con el consumo de alcohol entre jóvenes, pero no es algo exclusivo. Al mirar los datos, vemos que hay grupos de edades diferentes que también consumen".

En términos europeos, Gómez destacó la evolución positiva que vivió España en cuanto a siniestros viales en el primer mandato de Navarro, cuando se situó como el quinto país de la Unión Europea (UE) con menos muertes.

Según el experto, actualmente España es el octavo país de la UE con menos muertes, con 40 fallecidos por cada millón de habitantes en una clasificación que encabeza Suecia con 25 decesos, por delante del Reino Unido (27), Holanda (31) y Dinamarca (32).

"Hemos pasado de ser, hace 15 años, de los países con peores índices de 'siniestralidad' de la Unión Europea, a estar entre los mejores. España es un referente a nivel internacional", enfatizó Gómez. Fin