PARIS, 12 ene (Xinhua) -- Dos bomberos y una turista española perdieron la vida hoy en una "explosión espectacular", provocada presuntamente por una fuga de gas, que sacudió un edificio en el centro de París y dejó además a 47 heridos, informaron fuentes oficiales.

El ministro del Interior francés, Christophe Castaner, a través de un mensaje en Twitter, confirmó que dos bomberos murieron por las lesiones mortales que tenían.

De los 47 lesionados, diez personas, incluido un bombero, resultaron heridas graves, precisó el ministro.

"La explosión fue muy espectacular. La gente estaba en la calle en el momento de la explosión, el número de víctimas será muy elevado", dijo Castaner a los reporteros cuando visitó el sitio de los hechos.

"La situación en el momento está bajo control. Estamos acompañando a los heridos. Y todos nuestros servicios están siendo movilizados también", agregó.

Imágenes de televisión muestran al distrito comercial de la capital francesa convertido en un lugar desolador.

La poderosa explosión hizo volar la planta baja del edificio donde se reportó el estallido poco después de las 09:00 hora local (08:00 GMT) en una panadería cerrada en la calle de Trévise, en el IX Distrito de París.

Escombros carbonizados cubrieron el pavimento alrededor del edificio con los escaparates destrozados y las ventanas destruidas hasta el cuarto piso.

A cientos de metros de distancia, los vidrios de los escaparates estaban rotos, otros edificios y vehículos estacionados también quedaron dañados por la fuerza de la explosión.

Más de 200 bomberos y 100 oficiales de policía fueron movilizados para responder a la explosión.

Dos helicópteros también aterrizaron en las cercanías del Palacio de la Opera para evacuar a los heridos.

La Dirección Regional de la Policía Judicial inició una investigación sobre la explosión.

"Todavía necesitamos determinar las circunstancias y las causas de la explosión, pero en esta etapa podemos decir que obviamente se trata de un accidente, supuestamente una fuga de gas", explicó el fiscal de París, Remi Heitz.