Por Harald Neuber

Berlín, 12 ene (PL) En medio de actos conmemorativos de Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, asesinados hace 100 años por paramilitares, el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) se negó asumir la responsabilidad del doble homicidio.

El investigador alemán de la vida y obra de Luxemburgo, Klaus Gietinger, y otros intelectuales de izquierda habían pedido a los socialdemócratas que asumieran la responsabilidad del asesinato de los cofundadores del histórico Partido Comunista de Alemania (KPD) en enero de 1919.

No obstante, la presidenta del SPD, Andrea Nahles, rechazó esta demanda rotundamente, según informó hoy la revista Der Spiegel (El Espejo).

El pasado noviembre, Nahles declaró en un discurso en Berlín que era 'probable' que el político del SPD Gustav Noske (1868-1946) tuviera 'sus manos en el juego' con el crimen.

Luxemburgo es considerada una mártir de la Revolución de Noviembre de 1918.

Hoy día, Partido de Izquierda y el SPD reclaman su legado para sí mismos.

Desde diciembre de 1918, el socialdemócrata y más tarde ministro del Reichswehr Noske fue miembro del gobierno revolucionario, conocido como el 'Consejo de Representantes del Pueblo', y responsable de los militares.

Cuando los comunistas querían impedir las elecciones a la Asamblea Nacional previstas para enero de 1919, reprimió el levantamiento e hizo que los llamados Freikorps - paramilitares fascistas - vinieran a Berlín.

Luxemburgo y de compañero Karl Liebknecht fueron víctimas de estas unidades.

Sin embargo, según Nahles, no hay 'pruebas definitivas' de la implicación de Noske en el crimen que dejó su huella en la historia de Alemania del siglo XX.

Según su propia declaración, el oficial de estado mayor radical de derecha Waldemar Pabst (1880-1970) había dado la orden del asesinado doble.

Décadas después del crimen, afirmó que Noske le había pedido indirectamente que lo hiciera por teléfono.

mv/hcn