KABUL, 11 ene (Xinhua) -- Más de dos decenas de combatientes, incluyendo siete milicianos afiliados al Estado Islámico (EI) y 14 insurgentes del Talibán, han muerto en las últimas 24 horas en Afganistán ante el embate de las operaciones contra la insurgencia que mantienen las fuerzas afganas en el país, informaron hoy funcionarios.

En la más reciente acometida, las fuerzas del Gobierno afgano atacaron posiciones del Talibán en el distrito Dawlat Abad de la provincia norteña de Faryab el jueves por la noche, matando a ocho combatientes incluyendo a Qari Sebghatullah, jefe de inteligencia en la sombra del grupo armado en Faryab y en las vecinas provincias de Jawzjan y Badghis, reportó el vocero del ejército en la región norteña, Abdul Hadi Jamal.

De manera similar, las fuerzas del Gobierno atacaron el jueves escondites del Talibán en el distrito Chamtal de la provincia norteña de Balkh, dando muerte en el lugar a seis milicianos, entre ellos al eminente comandante Mawlawi Badar, indicó el vocero Jamal.

Los milicianos del Talibán, quienes han incrementado sus actividades y rechazaron la acusación del Gobierno sobre el asesinato de Qari Sebghatullah en la provincia de Faryab, atacaron algunos puestos de seguridad en el distrito de Faizabad de la vecina provincia de Jawzjan esta mañana, generando una batalla armada que se prolongó por varias horas, durante las cuales cinco oficiales de seguridad perdieron la vida, informó Jalaludin Niazi, miembro del Consejo Provincial.

Al mismo tiempo, las fuerzas del Gobierno atacaron el jueves por la tarde el escondite del grupo Estado Islámico en la aldea Abe del distrito Haska Mina, en la provincia oriental de Nangarhar, matando a siete combatientes y lesionando a otro más.

Oficiales de seguridad señalaron que las fuerzas del Gobierno continuarán ejerciendo presión contra los milicianos rebeldes en el helado invierno para reducir las capacidades de los grupos milicianos.