Washington, 7 dic (PL) Organizaciones de la emigración cubana en la ciudad estadounidense de Miami, Florida, integradas en la coalición Alianza Martiana, exigirán mañana el fin del bloqueo norteamericano contra su país natal.

Según una nota del grupo, también demandarán el normal desempeño del consulado estadounidense en La Habana para el otorgamiento de visas de inmigrante y visitante, y el derecho de los estadounidenses a viajar libremente a Cuba sin restricciones.

Como ha hecho tres veces este año, la Alianza Martiana realizará sus reclamos mediante una caravana de autos por diferentes avenidas de la sureña urbe.

'La extrema derecha cubanoamericana apoya la violación de derechos de nuestras familias en Cuba y de nosotros aquí. Es hora de que esta escandalosa violación de derechos termine', sostiene el texto.

A inicios de marzo pasado, el Departamento norteamericano de Estado anunció que se mantendrá de forma indefinida la reducción del personal en su legación en la capital cubana, pese a los llamados de varios grupos a permitir el regreso de diplomáticos y funcionarios.

El número de personas en dicha sede resulta similar al nivel de emergencia mantenido tras la orden de partida del 29 de septiembre de 2017, cuando Washington retiró a más de la mitad de sus funcionarios con el argumento de incidentes de salud reportados por ellos.

Poco días después de la unilateral medida, Estados Unidos expulsó a 15 diplomáticos de la embajada de Cuba en esta capital, lo cual ha incidido negativamente en las labores de cada entidad.

La cancillería cubana denunció el pasado 28 de noviembre una nueva iniciativa de la administración norteamericana para estropear el interés de la mayoría de quienes viven a ambos lados del Estrecho de la Florida en mantener unos vínculos de buenos vecinos.

En los últimos meses, el Departamento de Estado ha ido generando un nuevo pretexto para afectar las relaciones bilaterales, relacionado con el proceso de otorgamiento de las visas diplomáticas y oficiales que requiere el personal de las respectivas embajadas, advirtió.

De acuerdo con el Ministerio cubano de Relaciones Exteriores, la maniobra consiste en esgrimir que la isla obstaculiza el otorgamiento de visas para los funcionarios designados en la legación estadounidense, lo cual supuestamente dificulta el desempeño de esa misión.

El Departamento de Estado, sostuvo, encubre de forma deliberada que fue el Gobierno estadounidense el que unilateralmente decidió reducir el personal de su Embajada en La Habana en septiembre de 2017, incluido el personal a cargo de los servicios consulares.

Además, agregó, fue Estados Unidos el que decidió expulsar, arbitraria e injustamente, a 15 diplomáticos cubanos de la Embajada de Cuba en Washington, en octubre de ese año.

mgt/dsa