Washington, 12 nov (PL) El Camp Fire provocó hasta hoy la muerte de 29 personas, la mayor cifra registrada en un único incendio en California, y el total de fallecidos por siniestros en ese estado norteamericano es ahora de 31.

Las autoridades locales informaron que este domingo se hallaron los restos de seis víctimas mortales en la localidad de Paradise, en el norte de California, un lugar completamente devastado por el fuego que comenzó el pasado jueves y que se convirtió en el más destructivo en la historia del territorio.

El alguacil del condado de Butte, Kory L. Honea, comunicó a la prensa que se encontraron cinco cuerpos en casas de Paradise, y el sexto fue descubierto en un vehículo.

Tales fallecimientos, unidos a los 23 reportados a causa de ese siniestro hasta el sábado, igualaron el número de 29 decesos ocurridos en 1933 en el Griffith Park Fire, que hasta ahora era el incendio más mortal del estado.

De acuerdo con Honea, 228 personas permanecen desaparecidas desde el inicio del Camp Fire, un incremento desde las 100 mencionadas el sábado, aunque se cree que muchas de ellas podrían encontrarse en refugios y sin posibilidad de comunicarse con sus familiares.

A ello se suma que el Woolsey Fire, el cual afecta a los condados de Ventura y Los Ángeles, en el sur del estado, provocó dos muertes en la ciudad de Malibú.

En el caso del Camp Fire, que ya destruyó seis mil 453 viviendas y 260 edificios comerciales, quemó hasta el momento 445 kilómetros cuadrados y solo se encuentra contenido en un 25 por ciento, según datos del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California.

Más de cuatro mil 500 personas participan en el combate contra ese siniestro, apoyadas por 21 helicópteros y 88 buldóceres.

Contra el Woolsey Fire, que destruyó 177 estructuras, ha quemado un total de 343 kilómetros cuadrados y está controlado en un 15 por ciento, trabajan tres mil 220 personas, respaldadas por 22 helicópteros y 50 buldóceres.

El gobernador de California, Jerry Brown, en una conferencia de prensa celebrada la víspera, llamó a los incendios 'la nueva normalidad', y advirtió que los desastres ambientales solo empeorarán durante las próximas dos décadas.

Desafortunadamente, la mejor ciencia nos está diciendo que la aridez, el calor, la sequía, todas esas cosas, se intensificarán, manifestó.

Este domingo Brown solicitó una declaración de gran desastre en el estado al presidente estadounidense, Donald Trump, quien generó grandes críticas al decir el sábado que los fuegos se debían al mal manejo forestal de las autoridades californianas.

Funcionarios estatales y expertos en incendios señalaron que las tierras más afectadas por los siniestros han sido las que administra el Gobierno federal y no el estado.