MEXICO, 8 nov (Xinhua) -- El próximo gobierno de México heredará una economía estable y con finanzas públicas sanas, y se ha comprometido a mantener la consolidación fiscal que ha llevado el país recientemente, consideró hoy jueves el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El organismo precisó que el futuro gobierno coincide en que unas finanzas públicas sólidas, la estabilidad macroeconómica y una política monetaria independiente "son pilares de la resiliencia de la economía mexicana frente a choques del exterior e ingredientes clave para un crecimiento económico sostenible".

"Un nuevo panorama político se perfila en México después de las elecciones de julio", indicó el FMI en el resultado de la Consulta del Artículo IV para 2018 de México.

"El presidente electo, (Andrés Manuel) López Obrador, ha prometido reducir la corrupción y el crimen, e impulsar el gasto social y la inversión pública, mientras mantiene la prudencia fiscal", agregó.

El prestamista internacional proyecta una expansión económica para México del 2,1 por ciento en 2018 y del 2,3 por ciento para 2019.

El consumo privado, precisó el FMI en su comunicado, sigue siendo el principal motor de la actividad económica, apoyado por las exportaciones manufactureras.

Por otro lado, consideró que aunque la inversión privada ha mostrado cierto fortalecimiento en los últimos trimestres, sigue restringida por la incertidumbre, sobre todo en lo que respecta a la relación comercial entre México y Estados Unidos.

"México aún enfrenta desafíos importantes, como fortalecer el crecimiento y reducir la pobreza y la desigualdad, y aún tiene que ganar la lucha contra la corrupción y el crimen", indicó el FMI.

"Al mismo tiempo, persiste la incertidumbre asociada con el entorno económico global y las políticas de la administración entrante", agregó.

En lo particular, los directores del FMI solicitaron continuar con la reforma energética y la participación privada en los sectores de petróleo y gas para atraer las inversiones necesarias e impulsar la producción y el crecimiento.

El presidente electo de México, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), ha sugerido que podría revertir partes de la reforma energética llevada a cabo por el gobierno saliente, al considerarla un "vil engaño" y un "fracaso rotundo".

La reforma energética, uno de los pilares de las reformas emprendidas por el presidente saliente Enrique Peña Nieto, permite desde hace cuatro años la participación de inversión privada nacional y extranjera en ciertas áreas del sector energía, que habían estado reservadas para el gobierno desde que nacionalizó la industria en 1938.

El FMI consideró que la perspectiva de México depende en gran medida de la "implementación firme" de las reformas estructurales, por lo que es indispensable garantizar que las políticas y los marcos jurídicos de las mismas sigan siendo muy sólidos.

El prestamista internacional sugirió elevar los ingresos fiscales no petroleros, ante los planes de López Obrador, quien asumirá el próximo 1 de diciembre, de aumentar la inversión pública y el gasto social.

"La consolidación fiscal es fundamental para mantener las finanzas públicas en una base sólida y el índice de deuda pública en una trayectoria descendente, lo que también salvaguarda la confianza del mercado", dijo el FMI.

"El escenario base se basa en el supuesto de que, si bien la incertidumbre relacionada con las relaciones comerciales con los Estados Unidos ha disminuido, la incertidumbre derivada de las tensiones comerciales mundiales continuará en los próximos meses", agregó. Fin