Por Edna Alcántara

MEXICO, 8 nov (Xinhua) -- Estados Unidos contraviene una vez más al espíritu multilateral y las instituciones internacionales al imponer sanciones "unilaterales" a diversos países como Irán, fustigaron dos internacionalistas mexicanos.

Para los internacionalistas Eduardo Rosales y Ulises Granados, las medidas económicas y petroleras a Irán amenazan el sistema económico financiero comercial.

Sin duda se esperan "nuevos repuntes en el precio del barril que pone en riesgo al mundo", sostuvo a Xinhua Rosales, quien es académico e investigador de la Facultad de Estudios Superiores (FES) de Acatlán.

En su opinión las sanciones contra Irán representan además "una agresión a los propios aliados de Estados Unidos".

"Estas medidas arbitrarias, además de ser de carácter extraterritorial, contravienen a cualquier principio de derecho internacional y a una resolución del Consejo de Seguridad" de Naciones Unidas, agregó el internacionalista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Washington anunció una segunda serie de sanciones contra los sectores de energía y financiero de Irán, junto con su industria naviera, para que ese país frene el programa nuclear (firmado con EEUU, bajo la Administración Barack Obama, y con la Unión Europea).

El gobierno estadounidense otorga una exención a ocho países, incluido Turquía, para continuar importando petróleo iraní.

En coincidencia y por separado, Granados advirtió que las medidas unilaterales de Estados Unidos tendrán repercusiones y a la vez un cambio geopolítico, en el sentido de que "países que sus propios aliados de Asia y Europa están buscando opciones y otras" con nuevos países.

Es "una reacción al vacío que está dejando Estados Unidos como líder mundial", enfatizó.

Estados Unidos impuso además nuevas sanciones contra las exportaciones de oro de Venezuela, luego de que su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, amenazó con iniciar una política de línea dura hacia Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Bolton acusó a Cuba de ayudar a Venezuela y dijo que el Departamento de Estado sancionará a dos docenas de entidades propiedad del ejército y los servicios de inteligencia cubanos o controladas por ellos, con los cuales los estadounidenses tendrán prohibido hacer negocios.

Desde la perspectiva de ambos especialistas, esas medidas corresponden "a la tradicional imposición de castigos a todo aquel a quien dice ser su adversario".

Pero también, aseguran, responde a la resolución de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que por vigesimoséptima ocasión consecutiva desde 1992, pidió recientemente poner fin al embargo a Cuba.

"Me parece que la administración de Donald Trump es recrudecer las sanciones pero haciendo un paquete, es decir, además de la isla, incluir a Venezuela y Nicaragua, países a los que considera como adversarios", apuntó Granados.

El también coordinador del Programa de Estudios de Asia-Pacífico (PEAP) del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) reconoció que estas medidas afectarán a los tres países en distinta intensidad, siendo Venezuela el que más lo resienta porque "las reservas internacionales de Venezuela están respaldadas en oro fuera del país".

Las nuevas medidas, "pudieran relacionarse a su comercio de oro con Turquía, pero sin duda afectarán más al país sudamericano", sentenció.

A su vez, Rosales dijo que debido a que las sanciones estadounidenses derivan de "una actitud francamente hostil y prepotente", debieran ser condenadas por la comunidad internacional "y poner un alto a una actitud bulleadora".

"Ese tipo de expresiones es un signo de decadencia de Estados Unidos y es un intento por recuperar un liderazgo pero de manera violenta", puntualizó. Fin