Puerto Príncipe, 8 nov (PL) El Gobierno de Haití asumió ''un gran riesgo'' al anunciar un incremento a corto plazo de los precios de los combustibles en el actual contexto del país, dijo hoy el economista ¿rEddy Labossiere.

En entrevista a Alter Radio, señaló que las autoridades deberían haber iniciado un diálogo con sectores clave de la sociedad para explicar la situación a la población, a través de un enfoque educativo real.

Esta semana, el ministro de Economía y Finanzas, Ronald Decembre, presentó a la prensa el proyecto de presupuesto nacional, que, según apuntó, privilegia lo social, con un aumento en los montos de carteras como Salud, Educación y Asuntos Sociales.

Sin embargo, anunció también que el Gobierno estudia incrementar los precios de los productos derivados del petróleo, sin afectar a los transportistas, una medida que en julio último provocó disturbios violentos que dejaron al menos 20 fallecidos, decenas de heridos, y la destrucción y saqueo de numerosos establecimientos comerciales e instituciones públicas.

Además de las pérdidas económicas, las manifestaciones provocaron la renuncia del ex primer ministro Jack Guy Lafontant, lo que sumió al país en una crisis sociopolítica sin precedentes.

De acuerdo a Labossiÿre, la retirada del subsidio al precio de los combustibles, puede tener los mismos efectos que en julio pasado, y subrayó que la situación actual está marcada por una depreciación acelerada de la moneda nacional con respecto al dólar, así como el aumento de la inflación que ha alcanzado el 15 por ciento y una disminución en el poder de compra de la población.

Decembre, por su parte, insiste en que el Estado no puede respaldar el subsidio al combustible, que llega hasta los 20 mil millones de gourdes anuales (unos 285 millones 714 mil 285 dólares), y que, según apunta, solo beneficia al 30 por ciento de la población.

Asimismo, subrayó que el Estado está obligado a reembolsar a las compañías petroleras unos dos mil millones de gourdes (unos 28 millones 571 mil 428 dólares), impuestos que podrían ser asignados a la inversión.

Aunque Labossiÿre admite que el Gobierno está 'entre la espada y la pared', por la tendencia al alza del petróleo en el mercado internacional, insta a las autoridades a ser cautelosas, pues, subraya, se encuentran en una situación difícil en la cual varios sectores piden su renuncia.