Caracas, 14 oct (PL) El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, aseguró hoy que el suicidio de Fernando Albán, militante del partido opositor Primero Justicia, es manipulado y utilizado por sectores contrarios a la gestión gubernamental.

Resulta obvio el uso de la muerte de Albán, detenido por su supuesta vinculación con el intento de magnicidio en contra del presidente Nicolás Maduro, en la estrategia política de un sector adverso al Gobierno Nacional, añadió Saab en entrevista con el periodista José Vicente Rangel.

Asimismo, recordó que los expertos del Ministerio Público y los órganos de seguridad de Venezuela continúan las investigaciones sobre la defunción del exconcejal, quien el lunes último se lanzó por una ventana de las instalaciones del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

El procedimiento cuenta con todo el material fotográfico y audiovisual, así como con el resultado de la autopsia respectiva sobre este incidente, resaltó.

'Las conclusiones de la autopsia confirman la tesis del suicidio. El ciudadano falleció a consecuencia del golpe recibido al caer de una altura considerable. No había evidencia de maltrato físico en el cuerpo, previo a esa caída', ratificó.

El pasado 8 de octubre, Albán se levantó abruptamente de la mesa diciendo que iría al baño; sin embargo, corrió hacia una ventana panorámica del piso 10 de la sede del Sebin y se lanzó al vacío, explicó el fiscal en rueda de prensa esta semana.

Albán sabía que sería investigado por el magnicidio frustrado contra el Jefe de Estado, pues se encontraron más de de dos mil mensajes de chat que confirmaron actitudes de carácter conspirativo, dijo además.

El 5 de octubre, el militante de Primero Justicia fue detenido a su llegada al país desde Nueva York, cumpliendo la orden de aprehensión en su contra por la investigación del intento de asesinato contra Nicolás Maduro el 4 de agosto último. Cifras oficiales indican que cerca de 40 personas permanecen detenidas por su implicación en el ataque contra el alto mando político-militar venezolano, perpetrado durante el acto por el aniversario 81 de la Guardia Nacional Bolivariana.

rgh/ebr