Seúl, 15 oct (PL) Corea del Sur y la República Popular Democrática de Corea (RPDC) volvieron hoy a la mesa de conversaciones para discutir cómo implementar los pactos alcanzados en la tercera cumbre de sus líderes celebrada en Pyongyang.

Equipos de cinco miembros sostienen el encuentro en la aldea fronteriza de Panmunjom con el objetivo de explorar vías para materializar los convenios y definir un cronograma de seguimiento mediante reuniones de trabajo.

La delegación surcoreana la encabeza el ministro de Unificación, Cho Myoung-gyon, mientras por la RPDC está al frente Ri Son-gwon, presidente del Comité para la Reunificación Pacífica de la Patria.

Según anunció Seúl, desea acelerar el cumplimiento de los acuerdos y a la vez continuar con los esfuerzos en favor de la paz y prosperidad de la península coreana.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder de la RPDC, Kim Jong-un, firmaron a mediados de septiembre último la Declaración de Pyongyang tras efectuar su tercera cumbre del año.

Ese documento recoge como aspecto más destacado la decisión del Norte de desmantelar de manera permanente sus más importantes instalaciones nucleares en presencia de expertos extranjeros.

Justo a principios de este año la RPDC abrió la brecha al entendimiento, la paz y desnuclearización de la península y desde entonces sostiene encuentros a diferentes niveles con Corea del Sur, Estados Unidos y China para lograr esos propósitos.

En ese contexto reafirmó su determinación a renunciar a su avanzado programa nuclear y de misiles -de carácter autodefensivo y eje de añejas fricciones- siempre y cuando haya garantías reales de que terminarán las amenazas y presiones en su contra por parte de Washington y aliados en la zona.

La comunidad internacional sigue atenta a todo el proceso de acercamiento con la expectativa de que se logre la distensión en la península coreana.

agp/ymr