LA HABANA, 14 oct (Xinhua) -- El gobierno cubano denunció este domingo la escalada de retórica hostil contra la isla que ha levantado en los últimos meses la Administración Trump en busca de "mayor tensión bilateral".

"(EEUU) acude a reiterados pronunciamientos de altos funcionarios destinados a fabricar pretextos para conducir a un clima de mayor tensión bilateral", dijo en una declaración el director general a cargo de Estados Unidos en la cancillería de la isla, Carlos Fernández de Cossío.

"De manera muy específica, Estados Unidos pretende defender con cualquier recurso la política unilateral de bloqueo económico, que es objeto de repudio universal por su carácter criminal y violatorio del Derecho Internacional", señaló el diplomático en una declaración hecha pública por la cancillería cubana.

Desde hace más de medio siglo, Washington mantiene un férreo bloqueo contra la isla, que de acuerdo con la cancillería cubana ha generado pérdidas acumuladas por más de 933.600 millones de dólares, si se tiene en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional.

Fernández agregó que la Casa Blanca sabe "que se trata de una conducta que no cuenta con el respaldo de la población estadounidense, ni de los cubanos allí residentes".

Más adelante denunció que Washington ataca al sistema político y social escogido libremente por el pueblo cubano, desconociendo el derecho soberano de todo país a determinar su destino.

"Fabrican acusaciones infundadas contra Cuba con los llamados incidentes de salud, emitiendo imputaciones difamatorias sobre la seguridad de sus diplomáticos en Cuba", añadió.

Estados Unidos acusa a Cuba de causar daño con unos supuestos ataques sónicos a una veintena de sus diplomáticos y sus familias en La Habana, una acusación que la isla rechaza y sostiene que no existen evidencias de ello.

Sobre el tema de derechos humanos, apuntó que "lejos de dialogar sobre la base del respeto, como Cuba ha estado dispuesta a hacerlo con fines de cooperación y como lo hace con otros países, el gobierno de Estados Unidos acude a las acusaciones fraudulentas y a campañas difamatorias".

"Se trata del gobierno que ha virado la espalda a las Naciones Unidas en lo que respecta a los derechos humanos", recordó Fernández, quien enumeró los "casos de abusos con la pena de muerte, de violencia policial, de decenas de miles de personas sin vivienda, de abusos a los niños, a los que se separan de sus padres".

También se refirió a los "bombardeos que matan a civiles inocentes en terceros países, nada de lo cual ocurre en Cuba o por causa de Cuba".

El diplomático recordó que el gobierno estadounidense dedica cada año recursos millonarios "para atentar contra el orden constitucional cubano, interferir en los asuntos internos y financiar a individuos que actúan como agentes de una potencia extranjera, lo que en Cuba es ilegal, al igual que lo es en Estados Unidos y en otros países".

Denunció por "irresponsables y provocadoras las declaraciones y falsedades" que el gobierno de Estados Unidos utiliza con el propósito de justificar el retroceso impuesto en las relaciones bilaterales.

En ese sentido, recordó que "se han incorporado a las estructuras de política exterior del gobierno figuras de reconocida trayectoria anticubana, capaces, como ya lo han hecho en el pasado, de fabricar falsedades que han quedado desenmascaradas y documentadas públicamente, incluso por el Congreso de Estados Unidos".

"Cuba es un país de paz, que desarrolla sus relaciones exteriores sobre la base del respeto y la cooperación, que tiene una trayectoria reconocida de solidaridad y amistad, particularmente con los países en desarrollo", subrayó Fernández, quien agregó que "es la política de Estados Unidos hacia Cuba la que sufre aislamiento".

"El gobierno de Estados Unidos y su Departamento de Estado deberían prestar atención a ese reclamo universal", subrayó.

El próximo día 31, la Asamblea General de Naciones Unidas debe discutir y votar un proyecto cubano de resolución que demanda poner fin al bloqueo estadounidense, iniciativa que cada año recibe respaldo mayoritario de la comunidad internacional desde 1992.

"Como se verá, el próximo 31 de octubre la comunidad internacional reclamará una vez más en las Naciones Unidas el fin del bloqueo", concluyó la declaración de Fernández.