Puerto Príncipe, 20 sep (PL) Aún los ánimos políticos no se calmaron en Haití y una nube ensombrece el panorama hoy con la reinstalación de tres titulares de la anterior administración, ahora en los puestos de ministros-delegados.

Con las nuevas disposiciones del jefe de Gobierno, Jean Henry Céant, Stéphanie Auguste y Guy François Junior, quienes se desempeñaban como responsables de las carteras de Asuntos Sociales y de Haitianos que Viven en el Exterior, respectivamente, fueron nombrados ministros a cargo de los derechos humanos y lucha contra la pobreza extrema, así como de la ciudadanía y el patriotismo.

También Patrick Sully Joseph, otrora secretario de Estado para el Interior, trabajará ahora a cargo de las cuestiones electorales.

La noticia no fue bien recibida por algunos grupos de parlamentarios, que criticaron la decisión de nombrar e instalar a estos funcionarios sin el análisis de sus expedientes en la sede legislativa, ni haberlos presentado durante las sesiones de ratificación del plan gubernamental.

Para el senador del Noreste Ronald Larêche, estos nombramientos 'furtivos' son ilegales y están fuera del camino de la constitución, al tiempo que preguntó por qué no estuvieron presentes durante la validación del Gobierno este fin de semana, teniendo en cuenta que el decreto presidencial está fechado el 14 de septiembre.

Por su parte, el diputado Abel Descolines desaprobó los nombramientos y los tildó de ilegales, así como señaló que se trata de la primera nota falsa del nuevo equipo.

'El país va a pagar las consecuencias del amateurismo de esta administración' dijo el senador del Noroeste, Evallière Beauplan, y requirió primero la creación de un ministerio, antes de la designación de un titular, según las normativas de la carta magna.

Además, salieron a relucir los recursos que se asignarán a estas nuevas entidades como parte del presupuesto nacional, en medio de la lucha por reducir los gastos estatales y los beneficios y privilegios de los funcionarios.

De acuerdo con el economista Eddy Labossière, la designación es contraria a la política de austeridad pregonada por las autoridades del país, y la reducción del 'estilo de vida del Estado' debe traducirse en acciones concretas.

Con las disposiciones aumenta a 21 la abultada cifra de ministerios de Haití, cuyos gastos se reflejarán en la Ley de Finanzas 2018-2019 prevista a implementarse a partir de octubre próximo.