BRASILIA, 13 sep (Xinhua) -- La cooperación científico-tecnológica entre China y Brasil, que tiene su capítulo fundamental en el programa Satélite Sino-Brasileño de Recursos Terrestres (CBERS, por sus siglas en inglés), comprende también una aproximación en la formación de recursos humanos en el área aeroespacial.

Este mes, un nuevo grupo de jóvenes investigadores brasileños iniciará sus estudios de posgrado en la Universidad de Aeronáutica y Astronáutica de Beijing (BUAA, por sus siglas en inglés), dando mayor amplitud a la creciente colaboración entre ambos países en el sector.

Esta será la cuarta promoción de jóvenes especialistas brasileños que profundizarán sus conocimientos en China, en una experiencia que amplía la consolidada cooperación entre los dos países, cristalizada este año con la conmemoración por los 30 años del programa CBERS.

En entrevista con Xinhua, el presidente de la Agencia Espacial Brasileña (AEB), José Raimundo Braga Coelho, dijo que la cooperación bilateral es evaluada con el fin de trazar objetivos para los próximos 10 años, lo que incluye el aspecto de la capacitación.

"Como China tiene la BUAA, que trabaja específicamente con el área espacial, ampliamos nuestra cooperación al área de recursos humanos. Hemos enviado personas para hacer cursos de especialización y posgrado, todo financiado por China, lo que demuestra una gran consideración para con Brasil", dijo.

La cooperación iniciada en 1988 a través del CBERS se convirtió en un ejemplo de cooperación científico-tecnológica Sur-Sur, con amplios beneficios para la sociedad de ambos países.

Los importantes avances en China, al mismo tiempo, permiten al sector aeroespacial brasileño formar a profesionales en áreas aún poco desarrolladas en la academia del país sudamericano.

Actualmente, ocho universidades brasileñas ofrecen carreras en el área aeroespacial, lo que, según el presidente de la AEB, es "una gran conquista", ya que años atrás no existía ningún curso en el área.

Asimismo, el Centro Regional para la Educación en Ciencia y Tecnología Espacial en Asia y el Pacífico (RCSSTEAP, por sus siglas en inglés) ofrece hasta tres becas a estudiantes brasileños en el Programa de Maestría en Aplicaciones de Tecnología Espacial (Masta) y una en el Programa Doctoral en Aplicaciones de Tecnología Espacial (Docsta).

Los becarios que viajan a China, además de estudiar como disciplina obligatoria el chino mandarín, reciben una vivienda gratuita en la propia BUAA y una ayuda económica mensual.

Los cursos tienen una duración estimada de 1 año y 9 meses en el caso de la maestría, y de 3 a 4 años para el doctorado, y las áreas contempladas son Sistemas Globales de Navegación por Satélite, Percepción Remota y Sistemas de Geoinformación, Tecnologías de Microsatélites y Derecho y Política Espacial.

"Derecho Espacial es un tema muy importante. Hay necesidad de la creación de leyes para la utilización pacífica del espacio, es un tema comandado por las Naciones Unidas. China no sólo toma eso como referencia, sino que ha creado un curso específico en Beijing", dijo Braga Coelho.

Para la joven brasileña graduada en Ingeniería Aeroespacial de la Universidad de Brasilia (UnB), Ana Paula Castro, quien iniciará la semana próxima sus estudios en Beijing, el curso de Derecho Espacial se trata de una oportunidad única.

"Cuando supe la oportunidad en el área de Derecho Espacial me interesé mucho, porque en Brasil no tenemos muchos especialistas", dijo Castro a Xinhua antes de viajar a la capital de China.

"Creo que puede abrir muchas puertas para mí, y también puede ser una forma para que yo contribuya con el sector aeroespacial brasileño de una forma más activa", señaló la estudiante.

Castro presentó un proyecto preliminar sobre la basura espacial, con el objetivo de analizar el estado del espacio en 100 años en caso de que no haya medidas para regular los desechos, aunque también, dijo, tiene otros intereses.

"Un profesor me propuso que investigara cuáles pueden ser los beneficios del área espacial para las comunidades pobres del mundo", explicó.

Por su parte, Leticia Santos Lula Barros, también graduada en la UnB, cursará la Maestría en Tecnología en Microsatélites, un tema en el que había mostrado interés durante sus estudios en Brasilia, cuando realizó un trabajo sobre órbitas.

"Un amigo nuestro ya fue el año pasado a estudiar, y a partir de eso decidí inscribirme. El tenía otras oportunidades aquí en Brasil pero eligió hacer la Maestría en China y nos dijo que fue una muy buena decisión", explicó Lula Barros.

"Profesores de la BUAA estuvieron de visita en la UnB, el nivel es muy alto. Tengo mucha expectativa también en el trabajo de laboratorio, de hacer no sólo estudios teóricos sino también experimentar", agregó la estudiante.

Además de desarrollarse profesionalmente, las expectativas de las jóvenes brasileñas son de aprender sobre la cultura china, visitar lugares como los grandes parques y la arquitectura tradicional y conocer mejor la cultura culinaria.

Con los nuevos horizontes que se abren para los brasileños a partir de la experiencia al otro lado del mundo, algunos de ellos no descartan permanecer en China investigando y trabajando.

"Voy con la esperanza de que en el proceso aparezcan otras oportunidades. Puede ser en la carrera académica, en la industria. Inclusive si aparece alguna oportunidad para continuar allá también podría aceptarla", evaluó Santos Lula. Fin