BEIJING, 9 ago (Xinhua) -- Un equipo de científicos chinos ha logrado plegar moléculas de ADN en un proceso que recuerda a la papiroflexia para hacer "caballos de Troya" diminutos, más finos que la cuatromilésima parte de un pelo, que descargan "matadores" de tumores cancerígenos.

Las células del cáncer necesitan mucha nutrición para multiplicarse, pero no producen sustancias alimenticias, dijo el investigador líder del proyecto, Nie Guangjun, del Centro Nacional para la Nanociencia y la Tecnología de China.

La sangre, el oxígeno y la energía son transportados a las células del cáncer mediante vasos sanguíneos, y por eso muchos científicos buscan bloquear los vasos sanguíneos que alimentan los tumores.

El investigador Ding Baoquan plegó con un método de control preciso una hebra individual de ADN de un fago (un tipo de virus) en forma de hoja rectangular. Luego puso cuatro "matadores", moléculas de trombina (una enzima de coagulación del plasma sanguíneo), en la hoja y los enrolló.

El experto instaló "bloqueos" compuestos de fragmentos de proteína de nucleolos de ADN, formando un "nano caballo de Troya", un nanorrobot con forma de tubo de una longitud de 90 nanómetros y un diámetro de 19.

Los nanorrobots pueden viajar a través del torrente sanguíneo en busca de tumores y ser evacuados del cuerpo una vez han cumplido su misión.

Los investigadores han realizado experimentos controlados en más de 200 ratones con melanoma, cáncer de mama, cáncer de ovario y cáncer pulmonar primario, y descubrieron que los nanorrobots son eficaces para atacar tumores, señaló Nie.

En un experimento en ocho ratones con melanoma, los tumores de tres animales desaparecieron totalmente. La supervivencia de los roedores se extendió de 20,5 días a 45. No se encontraron metástasis, aseguró Nie.

La incidencia de los tumores malignos ha ido en aumento en China en los últimos años y estos se han convertido en una de las principales amenazas para la salud. La terapia de embolización intervencionista se ha convertido en la primera opción para los enfermos con cáncer de hígado avanzado. Entre 600.000 y 800.000 chinos con esta enfermedad se someten a este tratamiento cada año.

Sin embargo, esta terapia entraña riesgos anestésicos para los pacientes y obliga a que los médicos estén expuestos a radiación de rayos X, por lo que encontrar un tratamiento más seguro y cómodo es una prioridad, y la nanotecnología ha abierto nuevas posibilidades, destacó Nie.

La investigación empezó hace cinco años, cuando los investigadores del Centro Nacional para la Nanociencia y la Tecnología de China analizaron por primera vez la vía de cortar el suministro de sangre del tumor utilizando nanoportadores basados en el ADN.

Shi Quanwei, otro miembro del equipo de investigación, destacó que se ha completado la verificación en laboratorio de la idea de los nanorrobots, pero todavía queda mucho camino para llegar a su producción industrial y aplicación.

"Esperamos atraer inversión para mejorar la técnica de producción y ampliar la escala de fabricación de nanorrobots, y seguir investigando sobre sus efectos y seguridad antes de la aplicación en ensayos clínicos", detalló Shi.

"Necesitamos lograr avances para romper cuellos de botella técnicos, y esperamos transformar la investigación básica en terapias prácticas para beneficiar a los enfermos con tumores", agregó.

Esta investigación fue seleccionada como uno de los 30 proyectos ganadores en un concurso de tecnologías innovadoras para el futuro en la ciudad de Shenzhen de la provincia meridional de Guangdong. La competición animaba a científicos jóvenes chinos a idear tecnologías novedosas y poner en marcha la innovación.