Por Juan Carlos Díaz Guerrero *

Montevideo (PL) El XXIV Foro de Sao Paulo, que tendrá lugar en La Habana del 15 al 17 de julio, despierta en Uruguay expectativas ante la compleja situación de Latinoamérica y porque Cuba vuelve a ser sede de este espacio de concertación política.

Con una representación de más de una decena de participantes de distintas corrientes del Frente Amplio (FA), la delegación uruguaya llevará al encuentro de partidos y movimientos de izquierda latinoamericanos y de otras partes del mundo, sus aportes y visiones sobre la realidad global y regional.

Prensa Latina dialogó con tres de los delegados que viajarán a la capital cubana e intercambió sobre el tema con el expresidente José Mujica.

Vale la pena destacar las miradas paralelas en la interpretación de la problemática que vive América Latina con la contraofensiva neoliberal oligarca, de la mano de Estados Unidos, en las aspiraciones de reconquistar su influencia económica, política y militar en esta parte del mundo.

Destaca también la necesidad de la urgencia de unirse en un bloque unitario programático, sin importar tendencias y divergencias, que pueda servir de muro de contención al empuje de la derecha e imperial en su afán de retrotraer todo lo conquistado en los últimos 15 años.

Para José Bayardi, responsable de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del FA, 'estamos enfrentando hoy una 'ofensiva conservadora' con el retorno de las oligarquías que regresan para restablecer su control sobre las decisiones políticas y económicas de la región'.

Señaló que esta ofensiva se inscribe en el orden global con el enfrentamiento 'muy fuerte' entre Estados Unidos y China, el cual se expresa en lo comercial, como se ha podido apreciar en los últimos días.

El secretario general del Partido Comunista (PCU), Juan Castillo, destacó que la lucha hoy adquiere particular importancia 'porque el imperialismo viene por todos, no es por algunos; se ha propuesto venir por nosotros y tratar de que su viejo sueño y aspiraciones de transformarnos en un patio trasero se haga realidad'.

Lo peor de todo es que nos agarre de un pueblo por vez y con distinto argumento, simulado o parecido, de a uno y por vez, acentuó.

No estamos en cualquier etapa, hay un conjunto de elementos que la hacen tener esa relevancia porque 'nunca como ahora el mundo ha estado dependiendo tanto de una persona' como la que está al frente de Estados Unidos, Donald Trump, 'con esa concepción e ilógica de pensar'.

Subrayó que nunca como ahora hemos sido testigos de los avances reaccionarios que están teniendo las clases dominantes, pero de manera en especial en América Latina, seguramente con el respaldo del imperialismo.

Castillo manifestó que se sienten fortalecidos y 'están acertando algunos duros golpes' a los procesos de avances, democráticos y progresistas de la región.

UNA MIRADA INTERNA HACIA LA IZQUIERDA

Ante la compleja situación, el exvicepresidente Raúl Sendic estimó que toda la izquierda latinoamericana tiene que hacer un análisis de cuánto aprovechó y cuán a la altura estuvo de la oportunidad tenida.

En opinión del político, 'quizás analizando nuestros logros, muchas veces nos entretenemos y no ponemos atención en las fallas o deficiencias que hemos tenido'.

Incisivo en su hablar filosófico, el expresidente Mujica abordó la problemática enfocado a lo que a su juicio afecta hoy a los hombres de izquierda porque 'no hemos aprendido que la Revolución francesa se liquidó cuando la izquierda jacobina se alió con la derecha y ahí vino el bonapartismo'.

No hemos aprendido la lección histórica, subrayó, de que (Adolfo) Hitler llegó al poder porque socialistas y comunistas gastaron más energía en pelearse entre sí, en lugar de juntarse.

Tampoco hemos aprendido que (Francisco) Franco 'se murió en la cama, de viejo, tranquilamente, porque comunistas, socialistas y anarquistas se dedicaron mucho más a enfrentarse entre sí que a pelear contra el fascismo', agregó.

El actual senador del FA aseveró que cuesta entender esa lección de fierro porque 'cada parroquia de izquierda se cree que tiene la verdad revelada', 'terminamos odiándonos entre compañeros' y así 'destrozamos todas las fuerzas que venimos acumulando'.

Para el secretario general del PCU la unidad 'es una de las cuestiones principales', así como la urgente definición de dónde está el enemigo, y todo lo que opere alrededor del imperialismo o haga de trampolín para sus planes 'tiene que estar lo más alejado posible de nosotros'.

El dirigente comunista expresó que a veces preocupa que la solidaridad se transforme en una cuestión práctica, no del pico para afuera, no 'el viru, viru, al decir popular', escribiendo las consignas más grandes en los muros y no teniendo sentimiento para adentro de la injusticia en cualquier parte del mundo y 'la cometida contra nosotros mismos'.

Cuando uno se preocupa hay que cerrar filas y ser solidarios con todos los procesos de avances y todas las injusticias que se comenten, subrayó.

La solidaridad, puntualizó, tiene que ser una cuestión práctica, medirse, ser tangible, por lo cual 'no podemos dejar hoy aislada a la Revolución bolivariana, al hermano pueblo venezolano, no podemos dejar olvidado en la cárcel a Lula'.

Tampoco podemos olvidar que sigue luchando el pueblo boliviano con Evo Morales al frente, que tenemos un nuevo desafío con México con el triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador y no podemos dejar solo y aislado al pueblo nicaragüense y nuestros compañeros allí.

'Hoy la dignidad de Latinoamérica está en juego y ser dueño de nuestro destino supone tener claro qué significa el concepto de unidad y cuáles son las cosas que nos unen', enfatizó.

SIMBOLISMO: LA HABANA, CUBA Y FIDEL CASTRO

Especial significado tiene para los delegados uruguayos que por tercera vez La Habana acoja el Foro de Sao Paulo, en unas circunstancias muy especiales en las cuales se mezclan sentimientos de amor, añoranza, pasión revolucionaria y compromiso.

Este encuentro tiene motivaciones particulares, no solo por el complicado contexto mundial y regional, sino también porque Cuba se encuentra enfrascada en un proceso de transformación para consolidar su socialismo y porque será la primera vez que Fidel Castro no esté físicamente.

'No hay mejor lugar donde lanzar esa batalla (por la unidad) que no sea La Habana', como se hizo años atrás recién el triunfo de la Revolución cubana y 'toda la izquierda latinoamericana iba allá a llenarse de fuerza y energía', afirmó Sendic.

Por eso, remarcó, la reunión de La Habana es tan importante desde el punto de vista simbólico y 'tenemos que concentrarnos en estos temas porque hemos debilitado la defensa de nuestro programa de transformación profunda'.

Esta reunión adquiere un particular significado por el momento histórico que se da y porque toda la izquierda latinoamericana 'necesita ese sacudión ya que en los últimos años recibimos como una ducha fría y aún estamos en medio de esa ducha fría'.

El político estimó que el proceso revolucionario que se vivió en Cuba 'ha sido único con sus características y liderazgos propios', que surgieron en un momento histórico y tuvieron la claridad de ideas para identificar la forma de lucha a llevar adelante en las condiciones tan particulares de aquel momento.

Ese proceso, sin dudas, tuvo una trascendencia continental y mundial porque la influencia del triunfo de la Revolución cubana, de su proceso, fue 'un faro que iluminó a todo el continente e inclusive se extendió a África y a algunos de los países de Asia'.

El exvicepresidente uruguayo valoró que el líder histórico de la Revolución cubana tuvo siempre la capacidad de iluminarnos hacia la estrategia, hacia el punto donde debemos apuntar e ir; 'ese es un elemento que debemos reconocer eternamente', destacó.

Fidel (Castro) y el Che Guevara hicieron aportes muy importantes a la nueva teoría revolucionaria de este tiempo, lo cual 'nos permite ahora analizar las situaciones', refirió.

Al decir de Sendic, cuando lees las frases, los escritos o escuchas algunos de los discursos de Fidel, 'parece que lo estuviera diciendo hoy, y donde quiera que esté nos está mandando el mensaje'.

Para el secretario general del PCU, 'la frutilla de la torta' será el homenaje que realizará el Foro a la figura del líder histórico de la Revolución cubana, quien junto al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, ahora preso injustamente, fueron gestores de estos encuentros.

El mejor homenaje a la figura del Comandante en Jefe Fidel Castro será 'cerrar fortaleciendo en clave de unidad el Foro de Sao Paulo', aseguró.

Mujica, por su parte, destacó que al líder cubano 'tenemos que honrarlo todos los días, con nuestra militancia y compromiso diario'.

arb/jcd

*Corresponsal Jefe de Prensa Latina en Uruguay.