Naciones Unidas, 15 may (PL) El representante permanente de Palestina ante la ONU, Riad Mansur, cuestionó hoy la actitud del Consejo de Seguridad que se mantiene sin hacer nada mientras continúa la masacre de Israel contra los manifestantes en Gaza.

Ya es hora de tomar acciones para que los palestinos puedan vivir en paz y seguridad, este pueblo ha sufrido y esperado durante largo tiempo y aún mantiene sus esperanzas, espero que la comunidad internacional no los defraude, señaló.

Queremos criar a nuestro niños en paz, pero nos acusan de los contrario mientras Israel utiliza su poder letal contra los manifestantes pacíficos en Gaza y provoca la muerte de muchos menores de edad, denunció.

El poder ocupante debe mostrar su responsabilidad, proteger a los inocentes y preservar la vida de los civiles, reclamó ante el Consejo de Seguridad. Por qué el mundo sigue paralizado cuando Palestina ha sido objeto, durante semanas, de las más duras agresiones y hay unas 60 personas muertas y más de dos mil heridos, cuestionó.

Pero en medio de esta crisis, se mantienen los dobles estándares y algunos defienden lo que en otros casos y países critican, lamentó.

Israel debe respetar nuestro derecho natural a la vida, y el de protestar y expresarnos libremente como otros tantas personas en el mundo, recordó. Tel Aviv hace referencia al derecho a defender su seguridad, y acaso Palestina no tiene el mismo derecho, recalcó Mansur.

Según dijo, la ocupación de Israel es la fuente principal de violencia en la región, cualquier intento de manipular esta situación va en contra de la realidad.

Algunos se oponen ahora a una investigación imparcial e independiente sobre los hechos violentos de las últimas semanas en Gaza, en repetidas ocasiones lo hemos pedido al igual que algunos miembros del Consejo de Seguridad, apuntó.

Mientras 14 integrantes de ese organismo apoyan la petición, sólo uno está en contra y bloquea cualquier acción en ese sentido, puntualizó el embajador.

Hemos enviado cientos de cartas a la ONU para describir la difícil situación y la violencia que se vive en Gaza, hemos hecho llamamientos para que se apliquen las disposiciones del derecho internacional y del derecho internacional humanitario, pero no hemos recibido respuesta, añadió.

'No se puede cerrar los ojos ante la situación catastrófica en los territorios ocupados, ni ante las prácticas racistas israelíes, ni ante la provocación de Estados Unidos de trasladar de forma ilegítima su embajada a Jerusalén.'

Cómo es posible que el Consejo de Seguridad no se haya tomado en serio todas las alertas, se preguntó Mansur e insistió en la necesidad de tomar acciones inmediatas para detener la matanza y el sufrimiento del pueblo palestino.

La comunidad internacional ha creado en otras oportunidades mecanismos para mediar en los conflictos, pero en el caso de Palestina ninguno fue aplicado, observó. ¿Por qué la vida de los palestinos es una excepción para la comunidad internacional?, espetó al Consejo.

La mayoría de los miembros de ese organismo -el único en Naciones Unidas cuyas decisiones tienen carácter vinculante- rechazaron la masacre cometida por Israel en la Franja de Gaza y exigieron el fin de esas agresiones militares.

Por su parte, Israel insiste en que sus acciones son defensivas. Ellos usan el fuego vivo contra los manifestantes, mientras denuncian que algunos de ellos lanzan cócteles molotov y materiales explosivos semejantes.