Puerto Príncipe, 13 mar (PL) El gobierno haitiano tomó medidas para hacer frente a la huelga de los aduaneros que, desde el pasado 5 de marzo, tiene paralizadas las mercancías del país, y hoy llega a su novena jornada.

Mediante un comunicado, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Henri Fortune, informó la suspensión de la licencia para portar armas de fuego y anunció que la Policía Nacional de Haití garantizará la seguridad de los puestos aduaneros de la República.

Las medidas llegan tras ocho días de protestas del sindicato de aduanas, que exigen mejoras salariales y la oficialización del estatus especial rubricado el 21 de octubre del pasado año.

Hasta el momento, las pérdidas están valoradas en más de 700 millones de gourdes (unos 10 millones de dólares) y las manifestaciones amenazan la estabilidad de las empresas que necesitan materias primas.

Jude Patrick Alix Salomón, ministro de Economía y Finanzas declaró que estos ataques son injustificados y advierte que el movimiento puede conducir a una disminución en la salida de los contenedores de los puertos y como resultado una escasez de mercancías y alzas de los precios.

De igual manera, señaló que la actual situación pone en riesgo varios empleos, principalmente en el sector de los servicios.

Más de 47 mil trabajadores fueron despedidos temporalmente y unas seis compañías del sector textil cerraron sus puertas tras el segundo día de protestas de los aduaneros.

En octubre de 2017 el sector protagonizó jornadas de protestas que exigían un salario ajustado al 80 por ciento, para cumplimentar la disminución acelerada de su poder adquisitivo, teniendo en cuenta su importancia en la economía nacional.