BOGOTA 12 mar (Xinhua) -- El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció hoy que ordenó el regreso a Quito, Ecuador, del equipo negociador del gobierno en los diálogos de paz con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) para retomar las negociaciones.

El mandatario explicó que desde el pasado 9 de enero, cuando concluyó el último cese al fuego bilateral con el ELN iniciado el 1 de octubre de 2017, se han incrementado los hechos violentos, con muertos y heridos en diferentes zonas del país, ante lo cual considera que es su deber garantizar la paz y la tranquilidad en el país.

"Yo, como gobernante, pero sobre todo como ser humano, no puedo renunciar a hacer todo lo posible, a agotar hasta el último recurso para que no se pierdan más vidas, para que no haya más heridos ni mutilados, para que no se produzca más daño a la infraestructura o a la naturaleza, por cuenta del conflicto con el ELN", señaló.

Las negociaciones con el grupo guerrillero fueron suspendidas por el presidente Santos el pasado 29 de enero, luego de que el ELN se atribuyó una serie de atentados contra la fuerza pública en el norte de Colombia que dejaron siete muertos y más de 40 heridos.

El mandatario dijo este lunes, en un discurso por radio y televisión, que las elecciones legislativas del domingo, las más pacíficas en décadas, son una muestra del éxito del acuerdo de paz firmado con la antigua guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que ejerció su derecho a participar en la política sin utilizar las armas.

"Vivimos las elecciones más pacíficas y más transparentes en más de medio siglo, con el mayor numero de candidatos, el mayor número de mesas de votación y una mayor participación. Las FARC ya desmovilizadas y desarmadas se presentaron como un partido político, cambiaron las balas por los votos, la violencia por la democracia. ¡Para eso, precisamente para eso, se hizo el proceso de paz!", subrayó.

El mandatario celebró que el ELN haya cumplido con el cese al fuego unilateral que decretó con motivo de las elecciones y que permitió a los colombianos en todo el país votar sin miedo.

"Es con gestos como éste, y no con ataques terroristas, como el ELN puede reconstruir el mínimo de confianza que se requiere para avanzar en el camino del diálogo. Ha llegado el momento de tomar una decisión sobre este tema. El papel de un gobernante es sopesar las circunstancias, analizar las consecuencias y tomar la decisión que, en conciencia, considere la mejor para el futuro de la nación", indicó.

Santos dijo que recibió el llamado de muchos líderes, de la Iglesia, de varias organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos, de voceros de los pueblos indígenas y afrodescendientes, así como de la comunidad internacional para que se retome el diálogo con la guerrilla y se eviten más muertes.

"Nada más fácil que escoger la guerra", señaló el mandatario.

"Estamos llenos de motivos para escoger la guerra, para cambiar las palabras por el sonido atronador de los bombardeos. Paradójicamente, es lo popular. Buscar la paz, en cambio, exige paciencia, templanza, muchas veces ir contra la corriente, es decir, perseverancia y determinación a toda prueba. Buscar la paz nunca ha sido tan popular como mostrar los trofeos de la guerra. Lo digo por experiencia", indicó.

Agregó que el objetivo de ordenar la reactivación de los diálogos de paz con el ELN es avanzar en la discusión y acuerdos sobre los puntos que se estaban debatiendo y además lograr un nuevo acuerdo de cese al fuego y de hostilidades, amplio y verificable.

"El diálogo, como algunos sostienen, no es sinónimo de debilidad. Todo lo contrario: es un acto de responsabilidad, de valor, es una acción de compromiso con el presente pero sobretodo con el futuro de los colombianos. La paz, como ya lo vimos con el proceso con las FARC, tiene el mayor beneficio de todos: ¡la paz salva vidas!", añadió.

El presidente confió en que antes de las elecciones presidenciales se pueda elaborar una agenda para que exista pronto un acuerdo de paz con el ELN que consolide la paz en el país.

"Por eso, mientras haya una luz, así sea una pequeña luz, en el sendero que conduce a la paz, lo más noble e importante a que puede aspirar cualquier sociedad, tenemos que recorrerlo", aseguró.

Los diálogos de paz entre el gobierno de Santos y la guerrilla del ELN comenzaron el 7 de febrero de 2017, tras la liberación del ex legislador Odín Sánchez, quien se encontraba en poder de la guerrilla.

Desde entonces se han llevado a cabo cuatro ciclos de conversaciones en la mesa de negociaciones instalada en Quito, Ecuador. Fin