WENCHUAN, Sichuan, 13 feb (Xinhua) -- "Mi trabajo es servir al pueblo", afirmó el presidente chino, Xi Jinping, ante un grupo de aldeanos de las afueras de Chengdu, capital de la provincia suroccidental de Sichuan.

Xi, que es también el secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China, hizo estas declaraciones el lunes, cuando un anciano vecino de la aldea de Zhanqi le dijo emocionado: "¡Eres nuestro buen líder y la estrella de la suerte del pueblo chino!".

"Gracias. Soy un servidor público. Mi trabajo es servir al pueblo", replicó Xi Jinping.

El presidente se encontraba en la aldea de visita para comprobar sus avances en el uso de internet para ayudar a la venta de los productos locales. Una anciana quiso dar un par de los zapatos que hace a mano como regalo a Xi, pero el presidente sonrió e insistió en pagarlos.

Antes de acudir a esta aldea, Xi visitó Yingxiu, en el distrito de Wenchuan, el epicentro del terremoto de magnitud 8,0 registrado en Sichuan el 12 de mayo de 2008.

Se trasladó hasta las ruinas de una escuela de secundaria y dejó flores en memoria de las más de 80.000 personas que fallecieron en el seísmo y de los héroes que murieron en las tareas de rescate.

Xi manifestó que las ruinas deben protegerse para que se conviertan en una base para la educación en patriotismo.

También comprobó los cambios que se han producido en Yingxiu en los 10 años transcurridos desde aquel terremoto y visitó un taller de producción de té y un restaurante, en donde ayudó a hacer té con mantequilla, a cocinar cerdo crujiente y a picar soja para hacer tofu.

En su visita, Xi transmitió a los aldeanos que China continuará revitalizando el campo.

"El desarrollo del campo no sólo tiene que ver con desarrollar industrias o materiales, sino también con las vidas espiritual y cultural", afirmó.