WASHINGTON, 12 feb (Xinhua) -- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio a conocer hoy la iniciativa de infraestructura de 1,5 billones de dólares largamente esperada, destinada a reconstruir las carreteras, vías férreas y otra infraestructura en mal estado en la nación.

El documento de 53 páginas detalla los planes de Trump para financiar la inversión, reducir el tiempo de espera de autorización, eliminar barreras legales, ayudar a las zonas rurales y mejorar la capacitación de los trabajadores.

"La infraestructura de nuestro país se encuentra en un inaceptable estado de deterioro que daña la competitividad de nuestro país y la calidad de vida de nuestros ciudadanos", indicó Trump en una carta al Congreso.

Durante su campaña presidencial de 2016, Trump prometió un plan de modernización de infraestructura por un billón de dólares en sus primeros 100 días de mandato. Sin embargo, el plan fue demorado por el asunto de la reforma fiscal y de salud.

Trump se reunió hoy con varios gobernadores y funcionarios estatales y locales en la Casa Blanca para reunir apoyo. Dado que el gobierno federal posee poca infraestructura en el país, la iniciativa Trump será manejara por autoridades a nivel estatal y local.

El núcleo del plan es el financiamiento. El gobierno federal suministrará 200.000 millones de dólares en los próximos diez años para impulsar las aportaciones de 1,3 billones de dólares de inversionistas estatales y privadas, según la iniciativa.

Sin embargo, los analistas dudan de la viabilidad del ambicioso plan porque por cada dólar que ofrezca el gobierno federal, las otras partes tendrán que pagar 6,5 dólares.

En cuanto a los 200.000 millones de dólares, la Casa Blanca dijo que recaudará fondos con recortes al gasto en otras áreas, incluyendo fondos de tránsito y transporte que considere ineficaces.

Ahora corresponderá al Congreso debatir la propuesta de infraestructura. Trump exhortó al Congreso a aprobar la iniciativa de infraestructura. Tal legislación requeriría 60 votos para ser aprobado en el Senado y los republicanos sólo cuentan con 51 escaños.

El plan de infraestructura de Trump se produce después de un recorte fiscal de 1,5 billones y de un acuerdo presupuestario que elevará el gasto federal en 300.000 millones de dólares en los próximos dos años.

Dado que el déficit fiscal de Estados Unidos aumentará más de un billón de dólares el próximo año, los republicanos mantienen su cautela ante otra gran medida de gasto, lo que reduce las posibilidades de que se apruebe la iniciativa este año. Fin