QUITO, 11 ene (Xinhua) -- La canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, confirmó hoy jueves que el gobierno concedió el pasado 12 de diciembre la naturalización al fundador del portal WikiLeaks, el australiano Julian Assange, asilado desde 2012 en la embajada de Ecuador en Londres.

"Él (Assange), solicitó al Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana su naturalización el 16 de septiembre del año 2017", indicó Espinoza en rueda de prensa.

La canciller explicó que el ciberactivista hizo el pedido basado en que ha permanecido como persona con protección internacional cinco años y medio bajo la jurisdicción del Estado ecuatoriano en su embajada en Londres.

Por esta razón, agregó Espinoza, "esta naturalización fue concedida el 12 de diciembre del año 2017" por el gobierno ecuatoriano.

La canciller expuso que dicha decisión se fundamentó en el artículo 41 de la Constitución ecuatoriana, en el artículo 78 de la Ley Orgánica de Movilidad Humana y en la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de Refugiados.

Además, agregó, se basó en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

"En virtud de estas normas nacionales e internacionales, el gobierno ecuatoriano está facultado para conceder la nacionalidad a la persona protegida y así facilitar, como lo dice el derecho internacional, su inclusión al Estado que lo acoge", apuntó la canciller.

El miércoles, la prensa local dio cuenta de que Assange habría obtenido la nacionalidad ecuatoriana, pero recién este jueves la versión fue confirmada por la canciller.

Espinoza recordó que Assange obtuvo protección internacional en agosto 2012 por parte del gobierno del entonces presidente Rafael Correa (2007-2017).

Además, en 2015 el Grupo de la ONU sobre Detención Arbitraria calificó la situación de Assange como "detención arbitraria", por lo que demandó el reconocimiento del asilo, la inmediata liberación del asilado y el pleno restablecimiento de sus derechos humanos.

"Ecuador está obligado conforme a su Constitución y a las Convenciones Internacionales a respetar los derechos humanos de las personas bajo protección internacional, en particular, en virtud del principio de no devolución, norma que es de aplicación obligatoria", subrayó.

La ministra de Relaciones Exteriores añadió que de no actuar así "se generarían responsabilidades al Estado ecuatoriano".

Espinoza dijo que al actual gobierno del presidente Lenín Moreno le ha correspondido buscar alternativas para lograr la cooperación internacional que se requiere para resolver la situación de Assange.

Entre esas alternativas mencionó que el gobierno ha acudido ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para solicitarle una opinión sobre la figura del asilo.

"Al momento nos encontramos a la espera del pronunciamiento", dijo.

La canciller indicó que también se ha explorado como opción otorgarle al asilado (Assange) una "designación especial", amparados en la Convención de Viena de Relaciones Diplomáticas "con el fin de incrementar sus posibilidades de protección".

Con este fin, el pasado 20 de diciembre la cancillería, a través de su embajada en Londres, solicitó al ministerio británico de Relaciones Exteriores considerar la "acreditación de Assange como agente diplomático en la misión de Ecuador en Reino Unido", dijo.

Sin embargo, indicó Espinoza, dicha petición "fue negada el 21 de diciembre" pasado.

Ante esa negativa, agregó, Ecuador está explorado otras vías de solución en diálogo con Reino Unido, por ejemplo, una mediación.

"Cualquier alternativa se hará en estricto apego al derecho internacional con Reino Unido, país con el que mantenemos las mejores relaciones de amistad", apuntó.

El ex programador informático y periodista se refugió en la embajada de Ecuador en Londres para evitar ser extraditado a Suecia y ser interrogado por supuestos delitos sexuales cometidos en 2010, que él niega.

En mayo pasado, la Fiscalía de Suecia archivó una causa pendiente por presunta violación en su contra, lo que puso fin a una larga batalla judicial de Assange.

La decisión sueca supone el levantamiento de la orden de arresto internacional que pesa contra Assange, lo que debería permitirle abandonar la embajada ecuatoriana.

Sin embargo, la policía Scotland Yard de Londres dijo entonces que si Assange sale de la embajada será detenido por incumplir los términos de su libertad condicional cuando se refugió en la legación diplomática en 2012.

Reino Unido rechaza el asilo concedido por Ecuador a Assange y se niega a concederle un salvoconducto para que pueda viajar a Quito para gozar del asilo.

Assange ha señalado que el proceso en Suecia era parte de una maniobra para enviarle a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por espionaje al publicar en el sitio WikiLeaks miles de documentos filtrados de información confidencial de ese país. Fin