Washington, 14 dic (PL) Poco más de la mitad de los propietarios de armas de Estados Unidos consideran a los tiroteos masivos como algo que ''una sociedad libre debe aceptar'', según un sondeo difundido hoy por la cadena CBS News.

La encuesta, realizada junto a la firma YouGov, fue dada a conocer el mismo día en que se cumple el quinto aniversario de la masacre en la escuela primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, donde fueron asesinados 20 niños y seis adultos.

De acuerdo con el estudio, las divisiones sobre las armas en Estados Unidos son más profundas que las diferencias de política.

Mientras el 51 por ciento de las personas que poseen artefactos de ese tipo creen que los tiroteos masivos son 'lamentablemente algo que tenemos que aceptar en una sociedad libre', el 67 por ciento de quienes no cuentan con un arma estima que pueden detenerse si se intenta.

Para la mayoría de los propietarios, las armas son 'parte de lo que hace grande a Estados Unidos' (53 por ciento), 'libre' (61 por ciento), 'fuerte' (55 por ciento) y 'seguro' (59 por ciento).

En el caso contrario, el 55 por ciento de los no propietarios valoran que estos artefactos vuelven peligrosa a la nación, un 38 por ciento los ve atemorizantes y para el 43 por ciento representan 'uno de los mayores problemas del país'.

Ambas partes dicen que están frustradas por el estado actual del debate en la materia, y cada lado desconfía de los motivos del otro.

La mayoría de los propietarios (71 por ciento) sospecha que los grupos que piden más regulaciones están tratando de darle al gobierno un mayor control sobre las personas y el 67 por ciento cree que están tratando de quitarles todas las armas.

El 62 por ciento de quienes no poseen esos artefactos, en tanto, piensan que los defensores del control de armas están tratando de promover la seguridad pública, y menos de la mitad (38 por ciento) considera que presionar por más control equivale a eliminar las tradiciones o una forma de vida.

Además, al 69 por ciento de los dueños no les gusta la idea de que el gobierno tenga bases de datos sobre ellos y creen abrumadoramente (86 por ciento) que las leyes no hacen nada para evitar que esos artefactos caigan en manos de criminales.

Cuando se les preguntó de qué amenaza física real sienten que deben defenderse, el 87 por ciento respondió precisamente que de delincuentes, asaltantes y ladrones, y el 60 por ciento agregó que de terroristas.

A cinco años de Sandy Hook, el panorama de los tiroteos masivos parece empeorar, tras la masacre ocurrida en Las Vegas el 1 de octubre, cuando murieron 58 personas y más de 500 resultaron heridas, y la registrada el 5 de noviembre en Sutherland Spring, Texas, con saldo de 26 fallecidos y 20 lesionados.