GINEBRA, 14 dic (Xinhua) -- Hasta 650.000 muertes al año están relacionadas con enfermedades respiratorias causadas por la influenza estacional, señaló hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) al pedir a todos los países que colaboren para controlar los brotes de influenza.

La influenza estacional es una infección viral que se propaga fácilmente de persona a persona y circula por todo el mundo. Las enfermedades respiratorias comunes relacionadas con la influenza estacional que pueden causar la muerte incluyen a la neumonía y a la bronquitis.

De acuerdo con nuevos cálculos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (US-CDC), la OMS y los socios de salud globales, la cifra de muertos más reciente representa un incremento con respecto al número previo global de entre 250.000 y 500.000, que data de hace más de 10 años.

Las nuevas cifras, de entre 290.000 y 650.000 muertes, incluidas las muertes relacionadas con la influenza como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, se basan en datos más recientes de un grupo más grande y más diverso de países, incluidos países de ingresos de bajos a medios, y excluye las muertes no causadas por enfermedades respiratorias.

"Estas cifras muestran la alta carga de la influenza y sus costos sociales y económicos sustanciales para el mundo", dijo el doctor Peter Salama, director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la OMS. "Ellas subrayan la importancia de la prevención de la influenza para las epidemias de temporada, así como de la preparación para las pandemias".

De acuerdo con US-CDC, la mayoría de las muertes ocurren entre las personas de más de 75 años y en la regiones más pobres del mundo. Africa del Sub-Sahara representa el mayor riesgo de mortalidad por influenza en el mundo, seguida de cerca por el este del Mediterráneo y Asia del sudeste.

Casi todas las muertes entre niños menores a los cinco años de edad con infecciones del tracto respiratorio inferior asociadas con la influenza ocurren en países en desarrollo, aunque no se conocen en su totalidad los efectos de la epidemia de influenza estacional entre los más pobres del mundo.