Moscú, 7 dic (PL) El Estado Mayor ruso anunció hoy el derrocamiento del movimiento terrorista Estado Islámico (EI) en Siria, en medio de declaraciones de Washington para descartar esa posibilidad y con ello justificar su presencia en el país levantino.

Las formaciones mejor armadas y preparadas, concentradas en la ribera oriental del río Éufrates, fueron aniquiladas finalmente la víspera, declaró hoy el jefe de la Dirección Operativa del Estado Mayor ruso, coronel-general Serguei Rudskoi.

En una conferencia en esta capital, el oficial ruso indicó que en las últimas semanas fue liberada la ciudad de Abu-Kemal, cercana a la frontera iraquí, y varias localidades aledañas en la orilla oriental del Éufrates.

Durante los últimos cinco días, las tropas sirias y la aviación rusa eliminaron a 500 miembros de grupos extremistas bien armados y a mercenarios, incluidos 130 suicidas, seis tanques, 91 vehículos dotados de piezas de artillería y 14 camiones-bombas, afirmó el militar ruso.

En estos momentos no queda ninguna localidad controlada por el EI, declaró Rudskoi, quien afirmó que las fuerzas armadas sirias se dedican ahora a labores de desminado.

La televisión capitalina mostró imágenes de cómo la policía militar rusa, acompañada por la población local, revisa casas abandonadas por los extremistas en barrios de ciudades sirias liberadas, para constatar la existencia de fábricas de explosivos caseros.

En los referidos alijos y centro de elaboración de bombas y otros artefactos por los terroristas, se realiza la desactivación de explosivos, muchos de los cuales son de procedencia europea o estadounidense, destaca la misma fuente.

Rudskoi afirmó que en los últimos días la aviación rusa registró una actividad sin precedente, al realizar 100 vuelos y 250 ataques diarios que destruyeron todas las estructuras fortificadas y las posiciones claves de los terroristas.

Al mismo tiempo, el mando ruso consideró que al poner en duda la veracidad de las informaciones sobre la derrota del EI, Estados Unidos busca justificar la extensión de su presencia con dos mil militares en el país levantino.

De hecho, algunos medios de prensa consideran que el Pentágono prepara condiciones para aupar una resistencia de formaciones armadas bajo su protección en el noreste de Siria contra el gobierno del presidente Bashar Al Assad.

Analistas locales estiman que con la derrota de las formaciones terroristas a Estados Unidos se le acaban los pretextos para permanecer en Siria, a donde llegó en agosto de 2014 al frente de una coalición occidental, sin el consentimiento de Damasco.