Moscú, 17 nov (PL) Rusia denunció hoy la práctica de una diplomacia falsa por Estados Unidos al tratar el tema del supuesto uso de armas químicas en Siria y de una resolución sobre una misión para investigar tales hechos en ese país levantino.

El canciller Serguei Lavrov aseveró que la embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, miente al afirmar que intentó en varias ocasiones contactar a la representación nuestra para discutir el texto de una resolución rusa en el Consejo de Seguridad sobre Siria.

Ahora, además, de los 'fake news' (noticias falsas), parece que también tenemos 'fake diplomacy' (falsa diplomacia), consideró el ministro ruso de Relaciones Exteriores, al comentar lo sucedido ayer, previo a una votación sobre una resolución sobre Siria.

La propuesta de resolución, consultada previamente con nosotros, la esbozó la representación de Bolivia y en ella se llama a eliminar cualquier intención de manipular los hechos por parte de una misión de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) en Siria.

Tal iniciativa también fue impulsada por China y nuestro país en el Consejo de Seguridad de la ONU, aclaró Lavrov, quien explicó el veto emitido por su país a una proyecto de resolución presentado por Estados Unidos que demandaba extender el plazo de la misión.

Con ello, Washington intentaba eternizar el inmovilismo observado en la OPAQ en los últimos meses, sin cambiar nada y con las mismas intenciones de manipular las pruebas para responsabilizar, finalmente, al gobierno sirio del empleo de armas químicas, denunció Lavrov.

El ministro ruso recordó que en agosto de 2013 se certificó la eliminación del arsenal de armas químicas de Siria, lo cual se realizó con ayuda de un buque militar situado en alta mar, operado por militares occidentales.

Sin embargo, ahora se intenta acusar a Damasco de usar armas químicas y se llegó al extremo de emplear la fuerza, como ocurrió el 7 de abril de este año, cuando el Pentágono lanzó unos 50 misiles alados Tomahawk contra la base aérea siria de Al Shairat, recordó el titular.

Damasco en todo momento se mostró dispuesto a permitir la inspección de la citada base y del poblado de Jan-Shaijun, donde supuestamente se produjo un ataque químico el 4 de abril último, destacó el jefe de la diplomacia rusa.

Sin embargo, la misión para Siria de la OPAQ argumentó en todo momento problemas de seguridad para sus inspecciones, aunque, según Occidente, en la región del incidente se encontraban miembros de lo que consideran como oposición moderada.

El canciller expresó su desacuerdo con un informe preliminar elaborado por expertos de una misión de la OPAQ, en el que aparecen conclusiones totalmente prejuiciadas de las acciones del gobierno sirio.