Hanoi, 12 oct (PL) A 39 ascienden hasta el momento los muertos a causa de las inundaciones y deslaves que barren el norte y centro de Vietnam, una cifra que puede aumentar porque hay más de 40 desaparecidos.

Uno de los hechos más dramáticos ocurrió en la madrugada de este jueves cuando un deslizamiento de tierra sepultó en la provincia de Hoa Binh (sur de Hanoi) varias viviendas cuyos moradores dormían. Solo tres de 18 personas fueron rescatadas con vida.

Otro desgracia colectiva tuvo lugar en el municipio de Nghia Lo, provincia de Yen Bai, donde los aluviones barrieron un puente e hicieron caer al agua a cuatro personas, incluido un periodista de la Agencia de Noticias de Vietnam. Los cuerpos aún no han sido recuperados.

En la propia provincia, distrito de Van Chan, se dieron por desaparecidos los cuatro miembros de una misma familia.

Las inundaciones que barren las provincias montañosas del norte de Vietnam y las zonas centrales aledañas también dejaron en un estado calamitoso la infraestructura, las plantaciones y los servicios básicos.

La situación es particularmente grave en la provincia de Hoa Binh, donde fue declarado estado de emergencia a causa de los daños provocados por las intensas lluvias y aluviones a numerosos inmuebles y casas, las comunicaciones, los viales y otras instalaciones.

Bajo la dirección de la Comisión Central para la Prevención y el Control de Desastres Naturales, las autoridades de las provincias más afectadas (Hoa Binh, Yen Bai, Thanh Hoa, Nghe An, Ha Tinh, Ninh Binh) adoptan previsiones para minimizar las secuelas del temporal.

Toda esa región está bajo la influencia de un amplio sistema de bajas presiones que por lo menos hasta mañana originará nuevas lluvias.