Naciones Unidas, 21 abr (PL) La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) manifestó hoy preocupación por el impacto en sectores vitales de los cortes eléctricos de hasta 20 horas diarias en la palestina Franja de Gaza.

En un reporte, la entidad precisó que la única planta generadora dentro del territorio de un millón 800 mil habitantes, sometido a una década de bloqueo por Israel, salió de servicio el 17 de abril, tras agotarse las reservas de combustible y por la falta de fondos para reponerlas.

Al cese de las operaciones de esta planta, que genera un 30 por ciento del suministro eléctrico en Gaza, se suma el problema de mal funcionamiento técnico del servicio procedente de Egipto, que representa un 15 por ciento, señaló.

De acuerdo con la OCHA, la Franja solo depende en la actualidad del suministro procedente de Israel, el cual se redujo a la mitad respecto a etapas previas.

Vemos con preocupación las afectaciones causadas en los servicios básicos, sobre todo a la salud, con los hospitales obligados a utilizar plantas de emergencia, advirtió.

Según la Oficina, los centros de salud solo disponen de combustible para utilizarlas hasta la próxima semana y no cuentan con recursos financieros para adquirirlo.

De no garantizarse fondos para la compra de combustible, los 14 hospitales de Gaza tendrán que cerrar parcial o totalmente, lo cual pondrá en peligro la vida de miles de seres humanos, alertó la Organización Mundial de la Salud.

También el suministro de agua potable y los servicios de sanidad están afectados por los apagones diarios, que multiplican la crisis humanitaria en un territorio palestino devastado en el verano de 2014 por 51 días de bombardeos israelíes.