diariodominicano.com

WASHINGTON, 20 oct (Xinhua) -- La confianza, la paciencia, la humildad, la disciplina, el progreso, la movilidad, el cuidado de los pobres, el respeto por los ancianos, la seguridad y la creatividad son diez cosas que le gustan de China a un galardonado productor de animación estadounidense, y que ha compartido con el objetivo de inspirar a sus compatriotas a visitar y obtener una perspectiva clara del país asiático que está evolucionando rápidamente.

GRAN PAÍS QUE MERECE UN PROFUNDO RESPETO

"Muchos de ustedes ya trabajan con China y tienen una buena percepción del país. A los demás, imagino que mi lista podría sorprenderlos", dijo Josh Selig, fundador de Little Airplane Productions, un estudio de animación con sede en la ciudad de Nueva York, en su artículo Diez cosas que amo de China, recién publicado en la edición septiembre/octubre de la revista Animation Magazine.

La inspiración para escribir el artículo salió de una charla entre Selig, quien ha recibido 12 premios Emmy por su trabajo como escritor y compositor, y un amigo suyo que no viaja mucho y que ha escuchado en su mayoría cosas negativas sobre China.

"Decidí dedicarle unas horas y escribir cinco cosas que me encantan de China. Antes de darme cuenta, mi lista se había expandido a diez cosas", dijo. "Hoy me gustaría compartir esta lista con ustedes, mis colegas de la industria de la animación".

"Mi esperanza es que pueda inspirar a algunos a visitar China, porque ver China por uno mismo es la única manera de tener una perspectiva clara de esta nación única", dijo Selig, quien viaja a China varias veces al año trabajando con una variedad de grupos de medios, juguetes y parques temáticos.

"No me malinterpreten. También amo a Estados Unidos. Estoy agradecido por las muchas libertades y oportunidades que tenemos aquí. También amo a Brasil, Egipto, Bélgica y Sudáfrica. Amo a muchos países, ¿quién no? Pero este artículo es sobre China", dijo.

"En esta era de ruido, distorsión y desinformación de Internet, lo único en lo que confío es en mi propia experiencia personal directa. Y mis experiencias durante los últimos 30 años en China me han impresionado. No digo que China sea perfecta, ningún país lo es, pero estoy diciendo que China es un gran país que merece nuestro profundo respeto", dijo.

Selig realizó su primera visita a China en la década de 1990 cuando trabajó en Zhima Jie, la coproducción china de Barrio Sésamo.

"Este proyecto fue una revelación para mí, ya que fue la primera vez que entendí realmente que la cultura occidental era simplemente un enfoque de la vida y el arte, y que la cultura china ofrecía un enfoque diferente e igualmente válido", dijo.

En uno de sus "viajes de capacitación" a Shanghai, recordó Selig, me quedó claro que "nosotros, los 'expertos' estadounidenses, teníamos mucho más que aprender de nuestros colegas chinos, entre ellos uno de los poetas más venerados de China, de lo que nuestros colegas chinos tenían que aprender de nosotros".

Con su empresa, Little Airplane Productions, una compañía de Studio 100, Selig ha coproducido varios programas animados con sus socios chinos. El primero fue "¡Super Wings!" con Alpha, que se estrenó en Sprout, y el segundo fue "P. King Duckling" con UYoung, que se estrenó en Disney Junior US y la Televisión Central de China.

Una captura de pantalla de issuu.com muestra el título, breve introducción e imagen del artículo "10 cosas que me gustan de China", escrito por Josh Selig, fundador de Little Airplane Productions. (Xinhua)

DIEZ COSAS SOBRE CHINA

"Ciertamente no soy un experto en China, y estoy totalmente de acuerdo con Pieter Bottelier de Johns Hopkins, quien dijo: 'Cualquiera que hable con gran certeza sobre China necesita que le examinen la cabeza', pero en estos días mi país preferido para hacer producciones de todo tipo es, sin duda, China", apuntó Selig.

La "confianza" encabeza las 10 cosas que Selig ama de China. Al principio, no entendía por qué sus colegas chinos querían que volara 14 horas para tener una reunión que podría ocurrir fácilmente por teléfono o por videoconferencia.

"Ahora lo entiendo. No puedes mirar a los ojos a alguien a través de Internet. Tienes que sentarte frente a ellos, cenar con ellos y beber juntos. Solo de esta manera se puede establecer la confianza, y es la confianza lo que asegura unas relaciones comerciales duraderas", señaló.

Selig sostuvo que solía ser una persona inquieta y que quería todo de inmediato. "China me enseñó que esperar es algo bueno. Mientras esperas, aprendes sobre tus colegas, una nueva empresa o una oportunidad. Si sucede rápidamente, puede que no dure. Pero si ocurre con el tiempo, podría persistir. Cualquier cosa de gran valor requiere tiempo".

Descubrió que la mayoría de los chinos son bastante humildes. "Los chinos escuchan muy de cerca cuando alguien habla y rara vez interrumpen. Es poco común escuchar a un chino alardear de sus logros".

"Mi esposa es de Harbin (China) y le pregunté sobre esto. Ella explicó: 'Nuestros logros personales son importantes para nosotros, pero siempre esperamos que también ayuden a nuestra familia, nuestra comunidad, nuestro país y el mundo", acotó.

En cuanto a la "disciplina", destacó Selig, "hay un enfoque y una determinación en China que no he experimentado en ningún otro lugar".

"Puede ver esto en la ética de trabajo del pueblo chino que, en solo 50 años, ha convertido a China en la segunda economía más grande del mundo. Y puede verlo en la rapidez y eficacia con que los chinos detuvieron la propagación del coronavirus. Cuando los chinos se proponen algo trabajan muy duro, trabajan muy inteligentemente y, la mayoría de las veces, tienen éxito", aseguró.

Quedó muy impresionado de que todo en China esté mejorando con bastante rapidez, desde su sistema educativo hasta el estado de derecho y el respeto de los derechos de propiedad intelectual.

"No tengo ninguna duda de que China avanza constantemente hacia una sociedad más abierta y los estándares comerciales internacionales ya son un hecho cotidiano. Si este no fuera el caso, ¿empresas como Little Airplane, Disney, LEGO y Universal, estarían en China?", se cuestionó.

La infraestructura en China es insuperable, aseguró Selig. "Los trenes bala corren rápido y a tiempo. Los puentes son maravillas arquitectónicas modernas. Y el metro está impecablemente limpio".

Una captura de pantalla del sitio web de Little Airplane Productions muestra la foto y la biografía de Josh Selig, fundador de la empresa productora de animación. (Xinhua)

"La mayoría de ustedes probablemente haya visto imágenes del nuevo aeropuerto Daxing de Beijing, que utiliza tecnología 5G para agilizar la facturación y el reclamo de equipaje. Diseñado por la difunta Zaha Hadid, este aeropuerto es una obra de arte impresionante", subrayó.

La historia de éxito de China en cuanto a la superación de la pobreza también aparece en la lista de Selig.

"La calidad de vida en China ha mejorado durante décadas. En los últimos 70 años, 850 millones de chinos han salido de la pobreza. Piénselo, eso es más del doble de la población de Estados Unidos", remarcó Selig.

Recordó que recientemente un periodista chino le dijo en Nueva York: "'Algunas personas piensan que los chinos queremos dominar el mundo. No es así. De hecho, solo queremos estar seguros de que podemos alimentar y cuidar bien a nuestros 1.400 millones de habitantes".

"Cualquier mañana en China, en cualquier ciudad o pueblo, puedes ir al parque y ver a los ancianos volar cometas, jugar mahjong, cantar ópera y hablar con orgullo sobre sus hijos y nietos", expuso Selig sobre el respeto del pueblo chino por los mayores.

Incidió en que "en muchos países, las personas mayores están en gran parte escondidas en hogares de ancianos y tienen poco contacto con sus familias. En China, los abuelos son venerados y esto tiene un impacto poderoso y positivo en su sociedad".

Además, Selig confió que se siente mucho más seguro en China que en cualquier otro país del mundo. "Esto puede sorprender a algunos de ustedes".

"Casi no hay delitos callejeros, la violencia con armas o el consumo de drogas ilegales no se practica en China. Me gusta correr y me levanto temprano para trotar. En Nueva York siempre me cuido las espaldas, en China simplemente disfruto del amanecer", describió.

En cuanto a la creatividad en China, Selig citó uno de sus lugares favoritos para visitar en Beijing: 798, una próspera comunidad de artistas.

"Hay decenas de galerías, cafés y murales para graffiti que son tan buenos como cualquier cosa que veas en Wynwood Walls de Miami. Este vecindario refleja la vitalidad de la escena del arte contemporáneo en China en 2020", dijo.

Resumió que en China "hay un gran talento, innovación real y, sí, hay una expresión política abierta. Los equipos con los que trabajamos en China (escritores, directores, diseñadores y animadores) son tan talentosos y tan actualizados en cultura popular como cualquiera que conozca en Europa o Estados Unidos".

(Multimedia)

Una foto sin fecha publicada el 3 de octubre de 2019 muestra a Josh Selig, CEO de Little Airplane Productions, en Nueva York, Estados Unidos. (Little Airplane Productions/Xinhua)