diariodominicano.com

Por Maylín Vidal

Buenos Aires, 25 may (Prensa Latina) En Cuba, el ajiaco o caldosa, en República Dominicana y Colombia el

sancocho, en Puerto Rico el pozole, la lagua de choclo en Bolivia y en Argentina el locro, ese plato típico infaltable en la mesa, en cada fecha patria.

Sobre todo, desde este lado del cono sur, el aroma que destila el delicioso plato será menú principal en los hogares, justo al mediodía, cuando muchos estarán compartiendo la tradicional costumbre arraigada en este país, por el 25 de mayo, día de que rememora la gesta histórica que abrió el camino para la definitiva independencia del dominio español.

Y es que ese plato tradicional ha acompañado la mesa de los argentinos desde tiempos remotos, y es una de las tantas comidas típicas de este país como los ñoquis, una pasta de origen italiano que consumen los días 29 de cada mes, las empanadas, el asado o el infaltable postre del dulce de leche.

Esta suerte de guiso tiene su origen prehispánico y preincaico, típico de varios pueblos andinos y toma el nombre de una palabra quechua (luqru o rucru) y como siempre, en esa mezcla entre conquistadores y originarios, fue cambiando hasta convertirse en una espesa sopa cuajada donde el maíz con carne, achuras, chorizo colorado y la grasa derretida, son el elemento fundamental.

En cada fecha patria argentina, el locro une a muchos, ya sea a las familias, pero también se comparte entre amigos o en alguna festividad específica, sobre todo en tiempos de frío.

En cada región se prepara de una manera diferente, algunos utilizan carne vacuna, otros las vísceras como el mondongo, embutidos y costillas u otras partes de la vaca. Lo que si no puede faltar es el maíz, preferiblemente granos blancos, y el zapallo como se le conoce aquí a una de las tantas variedades de la calabaza.

Según cuentan, el locro es uno de los platos más sustancioso y nutritivo y surgió de la combinación de la pobreza y de la imaginación.

A fuego lento por varias horas, en una cacerola, y bastante para la llegada de invitados improvistos. Así se arma un buen locro, este guiso devenido una de las tantas delicias de esta tierra austral.

tgj/may

Fecha: 25-05-2020