SHANGHAI, 7 jun (Xinhua) -- Para celebrar el Festival del Bote del Dragón de este año, el restaurante cantonés Sun Ya, una marca de larga tradición en Shanghai, utilizó la carne de cerdo ibérico como ingrediente para hacer los pasteles de arroz glutinoso que se preparan tradicionalmente para esta época, llamados "zongzi".

El experimento fue un éxito, y los bocadillos se convirtieron rápidamente en los nuevos favoritos de los habitantes de Shanghai.

Cada año, en el quinto día del quinto mes del calendario lunar, China celebra el Festival del Bote del Dragón. En ese día, todos los hogares comen "zongzi", costumbre que se desprende de una historia de miles de años. A diferencia de los rellenos tradicionales como el arroz glutinoso, los frijoles rojos y la carne de cerdo, los ingredientes importados rara vez se habían visto.

Este año, Sun Ya sustituyó los rellenos de carnes nacionales por el cerdo negro ibérico importado de España, y lanzó dos recetas nuevas, "súper grande con cerdo ibérico" y "súper grande con cerdo ibérico y yema salada", cuyos precios pueden llegar a superar hasta tres o cuatro veces los "zongzi" tradicionales.

"Es un poco caro, pero pesa, tiene mucha carne. Nunca antes lo he probado, así que hoy lo voy a hacer", explicó un hombre de edad mediana mientras hacía cola frente a la caja.

El jueves, en la víspera del Festival del Bote del Dragón, la gente empezó a hacer fila frente a Sun Ya desde tempranas horas.

Contrario a lo que se pudiera pensar, muchos de quienes esperaban pacientemente para hacer su pedido no eran jovencitos sino gente de edad avanzada, junto con turistas extranjeros y de otras regiones de China. El reportero de Xinhua se dio a la tarea de hacer la cola, y le tomó casi una hora llegar al mostrador.

"Este tipo de cerdo no es grasoso, y su sabor es muy fresco. Además, estos 'zongzi' son muy grandes, como dos o tres de los comunes, así que se pueden compartir con los familiares", manifestó un cliente.

Durante los primeros cuatro meses de este año, China importó 774.000 toneladas de carne de cerdo, muchas de las cuales llegaron desde España, Canadá, Reino Unido y Holanda, orígenes que registraron, cada uno, un aumento superior al 10 por ciento en sus ventas al país asiático, según datos publicados el jueves por el Ministerio de Comercio.

"Los beneficios de la expansión de las importaciones de China se han reflejado en la mejora e innovación que traen los alimentos importados a los alimentos tradicionales chinos para las fiestas tradicionales; el cerdo español es un buen ejemplo", dijo Li Chunyang, subdirector de la división de cuarentena de animales y plantas de las aduanas de Shanghai.