BUENOS AIRES, 16 may (Xinhua) -- La Legislatura de la ciudad de Buenos Aires habilitó hoy el uso de monopatines eléctricos mediante una ley que modifica el Código de Tránsito y Transporte, y autoriza la circulación en estos dispositivos únicamente en bicisendas y ciclovías.

La normativa permite el tránsito de "vehículos de una o más ruedas dotados de una única plaza y propulsados exclusivamente por motores eléctricos", y prohíbe la circulación de esta clase de vehículos con motor a combustión.

"Nos parecía importante regular este nuevo medio de transporte porque brinda soluciones de movilidad urbana (...) Con esta ley seguimos diseñando la ciudad a escala humana, que tiene que ver, entre otras cosas, con el desaliento del uso del automóvil particular", dijo la diputada Cristina García, presidenta de la Comisión de Tránsito y Transporte de la capital argentina.

La norma establece que el monopatín eléctrico debe tener un sistema de frenos que actúe sobre sus ruedas, una base de apoyo para los pies, timbre o bocina que permita llamar la atención bajo condiciones de tránsito mediano, elementos reflejantes para una adecuada visibilidad y disponer al menos de una luz delantera y una trasera.

La velocidad máxima permitida será de 25 kilómetros por hora, y estará vedado el tránsito por aceras, así como también a menores de 16 años.

Tras esta aprobación, la ciudad de Buenos Aires lanzará en julio una prueba piloto de un año, con 1.000 rodados disponibles en distintos barrios, y un modelo similar al de las bicicletas compartidas, en el cual el usuario dispone de un tiempo determinado para el uso a cambio de un precio antes de devolverlo en las estaciones habilitadas.

El subsecretario de Tránsito y Transporte de la ciudad de Buenos Aires, Esteban Galuzzi, declaró en abril pasado que en principio los dispositivos se podrán retirar y devolver en locales comerciales determinados.

"Un par de meses después, en las zonas residenciales se los podrá levantar o dejar en la vereda. Pero en lugares de alto tránsito, como Plaza Italia, habrá zonas delimitadas para tomarlos o entregarlos. En esos lugares, si alguien intenta dejar el monopatín en un lugar no autorizado, el sistema no les va a cerrar el viaje y les va a seguir cobrando", añadió.

El uso de estos dispositivos eléctricos en América Latina vio su primer lanzamiento a inicios de 2018.

Una empresa originaria de la Ciudad de México fue la primera en traer esta novedad en el transporte móvil, razón por la cual, las calles de esta ciudad fueron las primeras en tenerlos. Fin