WASHINGTON, 18 mar (Xinhua) -- Las bebidas azucaradas (SSB, por sus siglas en inglés) están relacionadas con riesgos de muerte prematura, en particular la muerte por enfermedades cardiovasculares, de acuerdo con un estudio de Harvard publicado hoy en la revista "Circulation".

En el estudio, los investigadores analizaron datos de 80.647 mujeres y 37.716 hombres que respondieron cuestionarios acerca de factores de estilo de vida y estado de salud cada dos años.

Los científicos descubrieron que los refrescos gaseosos y no gaseosos, las bebidas frutales, las bebidas energéticas y las bebidas deportivas son la principal fuente de azúcar añadido en la dieta estadounidense.

Entre más SSB beba una persona, mayores son los riesgos de muerte prematura por cualquier causa, de acuerdo con el estudio.

La investigación muestra que en comparación con beber SSB menos de una vez al mes, beber de una a cuatro bebidas azucaradas al mes está asociado a un incremento de riesgo de 1 por ciento; de dos a seis veces a la semana a un incremento de 6 por ciento; de una a dos veces al día a un incremento de 14 por ciento, y de dos o más al día con un incremento de 21 por ciento.

El incremento de riesgo de muerte prematura fue más pronunciado entre mujeres que entre hombres, de acuerdo con el estudio.

Quienes bebieron dos o más porciones de SSB al día tuvieron un riesgo mayor de 31 por ciento de muerte prematura por enfermedades cardiovasculares. Cada porción adicional de SSB por día estuvo ligada a un riesgo mayor de 10 por ciento de muerte relacionada con enfermedades cardiovasculares.

Además, entre hombres y mujeres, hubo un relación modesta entre el consumo de SSB y riesgo de muerte prematura por cáncer.

"Estos hallazgos son consistentes con los efectos adversos conocidos de alto consumo de azúcar en los factores de riesgo metabólicos y la fuerte evidencia de que consumir bebidas azucaradas incrementa el riesgo de diabetes tipo 2, en sí misma un factor de riesgo mayor de muerte prematura", dijo Walter Willett, profesor de epidemiología y nutrición de Harvard. Fin